GRISSINI #CONLASMANOSENLAMASA


Cuarto viernes del mes y aquí estamos de vuelta con Rosa para nuestro reto ¡Con las Manos… en la Masa!

La idea no es hacer ninguna masterclass de masas, más bien disfrutar experimentando cosas nuevas que sin el reto no nos lanzaríamos a preparar.

Este mes me tocaba elegir y como van volviendo después de 2 años durillos los picoteos con amigos y familiares pues me apetecía probar Grissini, estos palitos de pan alargados que se suelen poner en los restaurantes italianos mientras esperas a que te llegue el plato.

Bueno, en casa Polyanna desde los 9 meses les llama palitos de la panadería y tan fresca :o)

Estuve mirando varias recetas y la receta que comparto hoy es el fruto de 2 experimentos anteriores fallidos, cada uno con sus luces y sus sombras. Es una versión más sencilla imposible y a prueba de fallos. Solo tiene un tiempo de reposo relativamente corto y su formado no tiene misterio ya que solo toca cortar tiras y dejarlas alargarse por su propio peso mientras se van colocando sobre la bandeja de horno.

Ya estoy relamiéndome pensando en los dips que voy a preparar para acompañarlos. ¿Un dip de berenjenas y tahín? ¿Un guacamole casero? ¿Un dip de tomates secos y tofu sedoso?¿Una crema de atún?¿Un hummus de alubias blancas?

Ya veis que por falta de ideas no será :o)

Y no os olvidéis ir a ver xxx que ha preparado Rosa este mes.

¡Feliz fin de semana a tod@s!

GRISSINI

Para una buena cantidad de grissini dependiendo de su tamaño

500g de harina de fuerza

100 + 160g de agua filtrada a temperatura ambiente

5g de sal fina

12g de levadura fresca

4CS* de aceite de oliva + un poco para pintar los grissini

Escamas de sal (opcional)

Mezclamos la levadura con 100g de agua y dejamos que espume ligeramente unos 10 minutos.

Mientras mezclamos la harina con la sal y formamos un hueco en el centro.

Vertemos dentro la levadura y los 160g de agua sobrantes.

Empezamos el amasado con el gancho de la amasadora, a potencia mínima, añadiendo el aceite de oliva cucharada por cucharada hasta obtener una bola de masa lisa y elástica que no se pega y fácil de manejar. Estuve amasando unos 10 minutos a potencia mínima.

Al cabo de este tiempo, disponemos la bola de masa en un bol con aceite y la pasamos por el aceite para que no se seque. Tapamos con un paño y dejamos leudar a temperatura ambiente en el horno con la luz encendida una hora/90 minutos. La masa tiene que doblar de volumen.

Cuando así sea, la pasamos sobre el mármol de la cocina ligeramente pintado con aceite y formamos un rectángulo de masa de 1cm de grueso y de 15 cm de ancho más o menos.

Forramos 3 bandejas de horno con papel vegetal.

Cortamos tiras como de 1 cm de ancho y las vamos colocando sobre las bandejas, por el lado grande, por su propio peso se irán estirando hasta doblar o casi su largo. Repetimos hasta agotar ingredientes.

Calentamos el horno a 190º con ventilador y mientras, pintamos con un poco de aceite los grissini y les añadimos unas escamas de sal. Es opcional pero a mi me encanta morder en una escama de sal ;o)

Horneamos unos 15/17 minutos, los grissini han de resultar bien dorados.

Dejamos enfriar y ya los tenemos listos para disfrutar.

Se conservan bien unos 5 días en un envase hermético pero cuesta no ir picando jajaja

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


2 Comments

Leave A Comment

Deja una respuesta