SCONES SALADOS CON QUESO RALLADO & CEBOLLETA


Cuando ya hemos pasado la primera semana de Noviembre con el cambio de hora, por mucho que a ratos salgan algunos rayos de sol tímidos, las noches son fresquitas y piden platos de cuchara reconfortantes y cremas y sopas calentitas.

Por la noche, me gusta mucho cenar alguna crema de verduras con lo que tenga a mano en aquel momento (¿qué os parecen una crema de calabaza y jengibre o una crema de apionabo y calabaza?) y acompañarlo de algún topping que puede ser un granola salado, unos picatostes de mostaza en granos.

Pero a veces me apetece más algún extra tipo panecillos de harina de castaña o scones de jamón para mojar.

De eso se trata hoy con esta versión salada de los clásicos scones ingleses donde el azúcar desaparece y donde queso rallado, Piment d’Espelette y verde de cebolleta aparecen.

Una receta muy sencilla pero ideal para darse un caprichito a la hora de cenar pero sin excedernos y sin estarse horas en la cocina.

Y para quienes sigan una dieta vegana, no os perdáis los scones veganos con mantequilla de almendra y wakamé.

Como la idea surgió de la parte verde de cebolleta que me sobró después de usar la parte blanca en otra receta, la receta me parece ideal para sumarse al 1 +/- 100 Desperdicio 0 de Marisa de este mes.

He aprovechado el fin de semana para actualizar el índice de recetas de cremas y sopas calentitas para luchar con el frío. Espero os sirva de inspiración.

¿Con que os gusta acompañar vuestras cremas de verduras para transformarlas en plato único?

¡Feliz semana a tod@s!

SCONES SALADOS DE QUESO RALLADO & CEBOLLETA

Para 6/8 scones

225g de harina

2cc* de levadura tipo Royal

50g de mantequilla bien fría

Una pizca de sal

Una pizca de Piment d’Espelette o de guindilla picadita

1 huevo batido

50ml de leche

2cc* de zumo de limón

70g de queso rallado (Emmental)

La parte verde de una cebolleta pequeña cortada en aros finitos

Mezclamos la harina con la sal, el Piment d’Espelette y la levadura.

Añadimos la mantequilla y vamos mezclando hasta obtener grumos pequeños de mantequilla repartidos por la harina.

Batimos el huevo con la leche, añadimos el zumo de limón y mezclamos bien. Reservamos una cucharada para dorar los scones.

Añadimos el verde de la cebolleta y el queso, mezclamos y añadimos progresivamente el huevo con leche, amasando ligeramente con las manos, la idea no es amasar sino obtener una bola de masa ligada.

Estiramos la masa en un disco de unos 20/22 cm y cortamos en 6 u 8 porciones al gusto de cada uno. Separamos ligeramente cada porción y colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno.

Calentamos el horno a 185º con calor ventilado.

Pintamos con la mezcla de huevo y leche reservada y horneamos unos 16/18 minutos: los scones tienen que dorar ligeramente.

Pasamos a una rejilla para que no cojan humedad y servimos calientes o templados, en casa es como más nos gustan.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Tal vez te apetezca también


8 Comments

Leave A Comment

Deja una respuesta

  • Anna Pigarda, 21 de noviembre de 2021 Responder

    A casa a l'hivern també arreglem moltes sopar amb una crema de verdures. I és veritat que, a vegades, et ve de gust quelcom més. Aquests scones són una molt bona opció. M'emporto la idea. Una abraçada!

    • Palmira, 22 de noviembre de 2021 Responder

      A que ve de gust una coseta extra una mica reconfortant però sense anar fins a dolços?! A casa aquests scones i moltes de les seves variants són una opció molt agraïda!
      Bona setmana!
      Palmira

  • Marisa G., 17 de noviembre de 2021 Responder

    Hola Palmira. Ayer estuve desaparecida y hoy parecido. Hasta hace un rato, no he sabido que la habías colgado.
    Tengo unos scones en el blog que mejor sería que los borrara porque menudas fotos más horribles hice. Nunca los había visto salados y tu opción a partir de un tallo de cebolleta es estupenda. Un reciclaje de los que me gustan.
    Me apunto a probar uno y a una de tus sopas o cremas.
    Aquí hoy ha hecho un día estupendo. El frío no llega, pero la temperatura por la noche y mañana baja. Justo ahora hay 7 grados, pero por el día sube a más de 20 y el sol alimenta junto al azul precioso del cielo. Es lo que tiene el Mediterráneo algunos días.
    Mil gracias por estar de nuevo en el proyecto y muchos besos.

    • Palmira, 17 de noviembre de 2021 Responder

      Tranquila que la colgué entre 2 dramas de la comunidad de vecinos quejándose de la calefacción jajaja Aquí si desde el pasado fin de semana ha llegado el frío, el que te hace poner bufanda y notar que por las mañanas saliendo para el cole necesitarías ponerte guantes... Pero es lo que toca en París, entramos en la época gris donde el cielo ni azul ni claro, siempre gris plomo y necesitamos "luces de sol" para compensar recordando la luz de Barcelona :o)
      Ainssss eso me pasa viendo recetas viejas del blog y eso que algunas las sigo preparando a menudo y que siempre me siguen sabiendo a gloria. Pero oye poco a poco alguna volverá a salir con una nueva vida.
      Los tallos de cebolletas dan mucho juego, tengo otra idea que me encanta inspirada en la cocina coreana pero nunca he alcanzado a sacarles fotos!
      Besos y cúidate mucho,
      Palmira

  • ANA NUALART PAZ, 15 de noviembre de 2021 Responder

    Las cremas de verduras pueden acompañarse con muchos toppings, no siempre los daditos de pan fritos que están muy buenos, pero para de vez en cuando. Original es acompañarlos con scones salados y que entre los ingredientes esté el queso, fabulosa idea.
    Feliz semana!
    Besos.

    • Palmira, 15 de noviembre de 2021 Responder

      Los picatostes me encantan también pero a veces con unos scones salados matas el antojo de un dulce acompañando de manera más equilibrada una cena. Así da gusto cuidarse ;o)
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • La cuisine de Poupoule (Christelle), 15 de noviembre de 2021 Responder

    Une belle idée cette version salé des scones
    Bonne journée
    Bisous

    • Palmira, 15 de noviembre de 2021 Responder

      Parfait avec le velouté du soir.
      Bises,
      Palmira