SPECULOOS DE SARRACENO


Como cada miércoles desde principios de Noviembre, seguimos compartiendo recetas de galletitas ideales para ir rellenando cestas caseras para regalar estas Navidades.

Después de las galletas de limón con semillas de amapola, de las galletas de infusión de frutas, de las curiosas galletas de setas con manteca de cerdo y de las galletas nevadas de limón, hoy ya me iba apeteciendo que huela a especias navideñas.

Y, ¿existe galleta que sepa más a especias navideñas que los speculoos? En el blog tengo ya la receta clásica de los speculoos pero hoy comparto una receta con mucha personalidad ya que parte de la harina se sustituye por harina de trigo sarraceno que les sienta de maravilla.

En casa ya huele a Navidad a tope, ¿y en la tuya?

¡Feliz miércoles!

Speculoos de Sarraceno

Para una buena cantidad dependiendo del tamaño

250g de azúcar moreno (125g de vergeoise brune + 125g de vergeoise blonde en mi caso)

150g de mantequilla a temperatura ambiente

1 huevo grande XL

250g de harina

250g de harina de trigo sarraceno

2cc* de especias para pan de especias

½ cc* de sal

Mezclamos y tamizamos las harinas con las especias y la sal. Reservamos.

Con la K de la batidora, mezclamos la mantequilla a punto pomada con el azúcar moreno y la pizca de sal hasta obtener una mezcla cremosa.

Ahora toca añadir el huevo grande. Lo integramos y terminamos integrando bien las harinas, mezclando bien pero sin pasarnos para que no se pongan duras las galletas.

Colocamos la masa sobre una hoja de papel film grande y la cubrimos con otra hoja de papel film. Con el rodillo vamos extendiendo la masa hasta tener un grosor de unos 3 milímetros.

Con la ayuda de una placa de horno por ejemplo la colocamos en la nevera entre 2 o 3 horas (o toda una noche o hasta el día siguiente).

Cuando estemos a punto para hornear calentamos el horno a 160º.

Cortamos la masa de la forma que más nos apetezca y vamos colocando las galletas algo separadas en una base de teflón o papel vegetal colocada sobre la bandeja del horno.

Horneamos unos 12-15 minutos, vigilando a partir de los 10 minutos porque en un minuto pueden pasar de perfectas a quemadas.

Una manera de saber que están listas: ¡cuando se huele por toda la casa un aroma increíble de especias! Y que los bordes están dorados.

Las sacamos del horno y las dejamos enfriarse en una rejilla de pastelería.

Se conservan perfectamente unas 5 semanas en una caja hermética.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

**  La receta original la he visto aquí.

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario