MERMELADA DE MANZANA & AZAFRÁN CON VINO DULCE


Como cada año en otoño, procuramos disfrutar de los últimos días de sol para ir a recolectar manzanas en una finca que tenemos cerca de casa y de paso volver cargados de variedades de calabazas originales.

Claro que cuando regresamos a casa con más de 50 kilos de manzana, hay que sacarles partido.

Entonces no faltan los postres con manzanas, de la tarta de manzana en forma de rosa, pasando por el cheesecake de manzana y caramelo salado, la pavlova de manzana, la divina tarta Tatin o la tarta de manzana de mi mamá.

Incluso se colan en cremas como la crema de apionabo y manzana o la delicioso crema de calabaza y manzana ;o)

Pero hoy quería compartir una mermelada que al igual de la mermelada de manzana y speculoos es una pasada: la mermelada de manzana y azafrán con vino dulce.

Es una combinación que me enamoró hace tiempo y a la cual hice un homenaje con la tarta de manzanas confitadas al azafrán sobre crème brûlée de cardamomo.

Si os gustan las mermeladas caseras, no dejéis de preparar esta porque realmente es increíble ;o)

¡Feliz miércoles!

MERMELADA DE MANZANA & AZAFRÁN CON VINO DULCE

Para 6 botes medianos

1,850kg de manzanas peladas, descorazonadas y cortadas en dados

750ml de vino blanco dulce

200g de azúcar moreno

½ cc* de hebras de azafrán

800g de azúcar para mermeladas

Empezamos calentando el vino dulce con el azafrán y el azúcar moreno hasta que se solubilice por completo. Entonces echamos las manzanas preparadas, las tapamos con papel de horno y dejamos que se cocinen unos 20/30 minutos según la variedad de manzana que usemos, tienen que quedar tiernas.

Añadimos el azúcar para mermeladas y si tenemos la opción de dejar reposar una noche la preparación, es el momento de hacerlo.

Despúes, seguimos las pautas clásicas para preparar mermelada.

Vertemos en un caldero para mermeladas y ponemos al fuego hasta que rompa a hervir la mermelada, mezclando constantemente para que no se pegue.

Dejamos cocer unos 7/10 minutos. Probamos si la mermelada está en su punto con la prueba del platito*.

Echamos el trocito de mantequilla** y vemos como la espuma va desapareciendo. Si todavía queda un poco de espuma, le echamos otro poquito de mantequilla. Dejamos hervir 1 minuto más y ¡lista!

Vertemos la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos por lo menos 48h antes de pasteurizar* la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así te durarán 2 o 3 años… ¡si no te las comes antes!

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* Encontraréis muchos detalles sobre la prueba del platito y cómo pasteurizar mermelada casera en esta entrada. Si no soléis preparar mermeladas, seguro que descubrís alguna cosa y si estáis acostumbrados, ¡estoy segura que también!

** Leí el “truco de la mantequilla” para quitarle la espuma a las mermeladas en los consejos de los lectores o socios de alguna revista hace ya muchos años. Es increíble como la espuma desaparece en un par de minutos. Así nos ahorramos tiempo y esfuerzo y ¡podemos aprovechar más mermelada, un buen pote en nuestro caso! Vamos que vale la pena probarlo por lo menos una vez…

Tal vez te apetezca también


2 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • La cuisine de poupoule, 09 de octubre de 2019 Responder

    Une très belle récolte dut donc. Une super idée de confiture
    Bonne journée bisous

    • Palmira, 12 de noviembre de 2019 Responder

      Une belle après midi de cueillette avec les copains, le top!
      Bonne semaine!
      Palmira