TARTAR DE VIEIRAS & FRUTA DE LA PASIÓN


Estamos en plena temporada de vieiras y suelen caer a menudo en nuestra cesta del mar. Aunque nos gusten sencillamente asadas a la plancha o con su salsa de sirope de arce, a Polyanna le gustan más crudas al estilo carpaccio con mango y aguacate o al estilo tartar como la receta que os traigo hoy.

Es un entrante o un aperitivo muy fresco y ligero, para ir disfrutando sin ir sumando calorías, que de estas vamos sobrados después de Navidades.

En este caso, para darles chispa, les hemos preparado un aliño con fruta de la pasión y un toque de sal de vainilla que les aportan textura y mucho sabor a las vieiras.

¿Soléis tomar las vieiras crudas? ¿Os gusta la idea?

¡Feliz semana a tod@s!

TARTAR DE VIEIRAS & FRUTA DE LA PASION

Para 3 personas

2 frutas de la pasión o 3 si son muy pequeñas

10/12 vieiras dependiendo de su tamaño

2 pizcas de flor de sal con vainilla (o flor de sal con las semillas de un trocito de 1 cm de vainilla)

2 pizcas de ralladura de lima

1CS* de aceite de oliva suave

1 pizca de Piment d’Espelette

La receta no tiene mucha dificultad. Abrimos por la mitad las frutas de la pasión y con la ayuda de una cuchara, cogemos todas las semillas y el jugo de la cáscara. Las vertemos en un bol y reservamos las cáscaras para la presentación.

Añadimos a la pulpa de fruta de la pasión la flor de sal, la vainilla, la piel rallada de la lima, el aceite de oliva y el Piment d’Espelette . Mezclamos bien y reservamos.

En otro bol, cortamos las vieiras en 8 dados, que no sean muy pequeños.

10 minutos antes de servir, vertemos la marinada sobre las vieiras y mezclamos un par de veces. Probamos para ajustar de sal, ralladura de lima y Piment d’Espelette según nuestros gustos. Dejamos marinar 10 minutos y servimos presentando el tartar en las medias cáscaras de fruta de la pasión o en cuchara de degustación.

No dejaremos esperar mucho la preparación antes de servirla para que no se haga en exceso la carne de las vieiras con la marinada.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


10 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Bárbara - Comer De Todo, 28 de enero de 2020 Responder

    Me has dejado loca, adoro las vieiras, y adoro la fruta de la pasión, y nunca se me hubiese ocurrido mezclarlas!!
    Me llevo tu idea, que me parece fantástica!
    Un besote!

    • Palmira, 04 de marzo de 2020 Responder

      Pues es una combinación estupenda porque el puntito ácido de la fruta de la pasión sustituye el limón y le da mucha chispa al conjunto. Si te gustan las vieiras, anímate!
      Besos,
      Palmira

  • victoria e, 21 de enero de 2020 Responder

    Un Manjar.....tengo que hacerla¡¡¡
    besitos¡¡

    • Palmira, 03 de marzo de 2020 Responder

      Me alegro que te guste, es una mavarilla! una de las recetas favoritas de mi hija!
      Besos,
      Palmira

  • la cuisine de Poupoule, 21 de enero de 2020 Responder

    Oh voilà un magnifique Tartare
    Bonne journée
    Bisous

    • Palmira, 03 de marzo de 2020 Responder

      Plus simple impossible!
      Bonne soirée,
      Palmira

  • Chus, 21 de enero de 2020 Responder

    Las vieiras nos encantan y siempre las preparo al horno con la receta que tengo publicada en el blog ,tendré que lanzarme a la piscina e ir probando tus recetas todas se ven de relujo y no dudo lo más mínimo que estén de rexupete 😋
    Bicos mil wapisima 😘

    • Palmira, 03 de marzo de 2020 Responder

      En casa cada día nos gustan más las vieiras sin cocinar así que este tartar es de lo mejor de estos meses del año jejeje
      Ya me contarás si te animas!
      Besos,
      Palmira

  • ANA, 20 de enero de 2020 Responder

    Qué exóticas!! Simplemente a la plancha están deliciosas, pero claro, hay que variar y con esta receeta dejas con la boca abierta a más de uno (para seguir comiendo, claro)!
    Besos.

    • Palmira, 04 de marzo de 2020 Responder

      Lo malo que tienen es que no duran ni de primero ni de aperitivo jajaja Suerte que no se tarda nada en prepararlo!
      Besos,
      Palmira