MERMELADA DE PERELLONS & COGNAC


¿Sabéis los que son los perellons? Pues hasta hace un par de años no teníamos ni idea en casa ;o)

Hasta que Lola y Jorge tuvieron el detalle de mandarnos unos kilos a casa para que podamos conocer en primera persona su sabor y su aroma. ¡Gracias, sois geniales!

Los perellons son una variedad de manzana que sólo se encuentra en las tierras alicantinas interiores. Forma parte de estos productos muy locales de zonas concretas cuya producción ha ido desapareciendo. Aquí os dan muchos más detalles.

Lo que más nos sorprendió es su aroma que recuerda mucho al olor de los membrillos que en Cataluña se dejaban al armario como ambientador. Sin duda esta similitud tiene que ver con sus procesos de maduración.

Su forma es algo alargada como ciertas peras y su sabor tiende al de algunas manzanas de campo, pero con textura y sabor muy suaves, no tienen ni pizca de acidez.

Se comen tal cuales pero tengo que deciros que en casa es en mermeladas y compotas que nos han enamorado. Así que hoy toca mermelada de perellons para desearle desde el blog ¡MUCHAS FELICIDADES A JORGE! Mañana suma años nuestro campeón y le queríamos mandar un abrazo desde aquí ;o)

Los perellons al igual que la manzana o el membrillo contienen mucha pectina naturalmente así que es una mermelada que espesa enseguida de allí lo de cocinar la fruta sin azúcar primero antes de añadirle el azúcar para obtener un resultado final fantástico. El extra de Coñac realza todos los matices de esta fruta tan peculiar.

¿Habéis probado u oído hablar de los perellons?

¡Feliz miércoles!

Mermelada de Perellons & Coñac

Para 6/7 botes medianos

1,850kg de perellons pelados, descorazonados y cortados en dados

200ml de agua filtrada

1,1 kg de azúcar para mermeladas

100ml de Cognac

En una olla grande cocinamos los perellons preparados con los 200ml de agua filtrada. Dejamos que la fruta se cocine, unos 15/20 minutos aproximadamente. Los trozos siguen manteniendo su forma pero están hechos por dentro.

Retiramos ¼ parte de la fruta y la trituramos hasta obtener un puré fino. Lo devolvemos a la olla con el resto de los perellons cocinados.

Entonces, reunimos esta mezcla con el azúcar para mermeladas y, seguimos las pautas clásicas para preparar mermelada. En este punto, podemos dejar la mermelada bien tapada en la nevera hasta el día siguiente.

Vertemos en un caldero para mermeladas y ponemos al fuego hasta que rompa a hervir la mermelada, mezclando constantemente para que no se pegue.

Dejamos cocer unos 7/10 minutos. Probamos si la mermelada está en su punto con la prueba del platito*.

Cuando así sea, vertemos el Cognac y volvemos a dar un hervor.

Si es necesario, echamos el trocito de mantequilla** y vemos como la espuma va desapareciendo. Dejamos hervir 1 minuto más y ¡lista!

Vertemos la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos por lo menos 48h antes de pasteurizar* la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así te durarán 2 o 3 años… ¡si no te las comes antes!

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* Encontraréis muchos detalles sobre la prueba del platito y cómo pasteurizar mermelada casera en esta entrada. Si no soléis preparar mermeladas, seguro que descubrís alguna cosa y si estáis acostumbrados, ¡estoy segura que también!

** Leí el “truco de la mantequilla” para quitarle la espuma a las mermeladas en los consejos de los lectores o socios de alguna revista hace ya muchos años. Es increíble como la espuma desaparece en un par de minutos. Así nos ahorramos tiempo y esfuerzo y ¡podemos aprovechar más mermelada, un buen pote en nuestro caso! Vamos que vale la pena probarlo por lo menos una vez…

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario