BUNDTCAKE DE TÉ EARL GREY


¡Hoy es mi cumple! A pesar de los años, soy como los niños, me gusta celebrar mi cumple ;o)

A tal punto que he terminado convenciendo a todas mis amigas que teníamos que seguir celebrándolos aunque se vayan añadiendo muchas velas cada año jajaja

Como ya lo he comentado muchas veces, para estas fiestas sencillas y sin pretensiones, me gusta preparar bundtcakes por lo agradecidos que son.

Requieren poco esfuerzo, son la mar de vistosos y su sabor es del agrado de todos. Además como mejoran de un día para el otro, lo puedo dejar listo y disfrutar del día D.

Hoy comparto con vosotros el que preparé hace un par de años pero he tenido que repetirlo para sacarle fotos porque la primera vez no tuve tiempo ni de sacar una foto con el móvil jejeje

Me encanta el té, bueno tendría que decir todos los tés en realidad. Pero los que me pierden son los tés earl grey con su aroma a bergamota, un cítrico que está en plena temporada. Así que en vez de mojar un bundtcake de vainilla en mi té earl grey decidí ponerle el té directamente al bundtcake.

¿Os apetece compartir un trozo con nosotros?

¡Feliz fin de semana!

BundtCake de Té Earl Grey

Para un molde de 10-12 cups

Para la mantequilla de té earl grey (unas horas antes)

320g de mantequilla

45g de té earl grey (yo usé el Thé des Lords)

Para el buttermilk casero

300g de leche semidesnatada

1 ½ CS** de zumo de limón fresco sin pulpa

Para el bundtcake (todos los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente)

385g de harina

1cc* de levadura

½ cc* de bicarbonato

1 cc* de sal

250g de mantequilla de té earl grey a punto pomada

150g de azúcar blanquilla

100g de azúcar rubio

50g de aceite de semillas de uva

100g de miel suave

La piel rallada de un limón bergamota (no usar limón normal, si no encontráis no pasa nada, potencia el sabor del té earl grey ya que su piel es uno de sus componentes)

4 huevos grandes

2cc* de extracto de vainilla

305g de buttermilk casero

Para la mantequilla de té earl grey (unas horas antes)

Empezaremos preparando la mantequilla de té con unas horas de antelación ya que tiene que volver a solidificar para después poder tenerla pomada al momento de empezar a preparar el bundtcake.

Derretimos la mantequilla a fuego medio y cuando esté derretida, añadimos las hojas de té. Bajamos el fuego y dejamos infusionar 4 minutos. Después apartamos del fuego, tapamos y dejamos que siga la infusión unos 10 minutos más.

Ahora filtramos con un colador de malla fina para conservar sólo la mantequilla, apretando bien sobre las hojas de té para que suelten el máximo de sabor. Pesamos para obtener 250g de mantequilla de té earl grey, si faltase un poco, añadiremos mantequilla normal hasta llegar a los 250g.

Dejamos en la nevera para que la mantequilla se solidifique y unas horas antes de preparar el bundtcake la sacaremos de la nevera para que esté a punto pomada. Ojo, no vale usar la mantequilla derretida tal cual para esta receta.

Para el buttermilk casero

Es tan sencillo como batir la leche con el zumo de limón y dejar reposar unos 30 minutos, mejor si es 1 hora a temperatura ambiente. Antes de usarlo, volvemos a batirlo bien para que la textura sea homogénea.

Para el bundtcake

Tamizamos la harina con la sal, la levadura y el bicarbonato y reservamos.

Batimos la mantequilla con los 2 azúcares unos 5/7 minutos con la K de la batidora a velocidad media alta hasta que la mezcla coja volumen.

Entonces añadiremos poco a poco el aceite y después la miel, terminando por la piel de limón bergamota rallada.

Añadimos los huevos de uno en uno, esperando que el primero se integre por completo antes de añadir el siguiente.

Rascamos bien el bol de la batidora para que todos los ingredientes se integren bien.

Terminamos añadiendo la harina en 3 veces alternando con el buttermilk mezclado con la vainilla, con la velocidad al mínimo.  Ojo de no batir demasiado, sólo se trata de que todos los ingredientes estén integrados.

Calentamos el horno a 175º con calor ventilado y una rejilla en la parte más baja del horno.

Preparamos el molde untándolo bien con el spray desmoldante y reservamos.

Repartimos la masa en el molde de bundt cake  y con cuidado vamos pegando el molde suavemente para que no nos queden burbujas de aire que podrían quedar feas después.

Horneamos 45 minutos (cada horno es un mundo, así que tendréis que ir vigilando a partir de los 40 y hasta los 50 minutos), comprobamos pinchando con un palillo como de costumbre.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos. Dejamos enfriar por completo y listo.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario