BUNDTCAKE AMARMOLADO CON GLASEADO DE AVELLANAS


Domingo de Ramos a la vista, o sea, ¡día de mi Santo!

Cada año para la ocasión procuro preparar algún dulce especial para el postre y compartirlo con nuestros vecinos mayores ya que por aquí no es ningún día de celebración especial y una buena manera de juntarnos a la hora de la merienda.

La masa de este bundtcake es la receta de uno de los mejores pasteleros del mundo, François Perret. Su peculiaridad es que hay que tomarse su tiempo para respetar los tiempos de reposo de la masa, así que si lo queréis para la comida del domingo hay que empezar el viernes como muy tarde :o)
La masa estaba muy rica pero si queréis ahorrar tiempo y esfuerzos Polyanna dice que mi receta de bundtcake marmolado está más tierna y suave. Y sobretodo se prepara en menos tiempo ;o)

Lo que so no os podéis perder es el glaseado de chocolate y avellanas que está de vicio puro…Para comérselo a cucharadas.

Y las avellanas caramelizadas ellas si que son opcionales para el sabor pero que sepáis que son super sencillas y muy resultonas. E impresionan muuucho jaja

Dejo de enrollarme y os dejo con la receta por si os apetece prepararla para este fin de semana.

¡Feliz fin de semana!

BUNDTCAKE AMARMOLADO CON GLASEADO DE AVELLANAS

Para un molde de 5 cups

Para la masa de vainilla

40g de mantequilla pomada

173g de azúcar blanquilla

1 huevo (57g)

2cc** de extracto de vainilla

2g de sal

117g de nata para montar

126g de harina tamizada

3g de levadura química tipo Royal

40g de mantequilla derretida enfriada

Para la masa de cacao

40g de mantequilla pomada

173g de azúcar blanquilla

1 huevo (57g)

2cc** de extracto de vainilla

2g de sal

117g de nata para montar

126g de harina tamizada

22g de cacao tamizado con la harina

3g de levadura química tipo Royal

40g de mantequilla derretida enfriada

Para el almíbar de vainilla

120ml de agua

50g de azúcar blanquilla

1 vaina de vainilla abierta por la mitad y rascada

Para el glaseado de avellanas

150g de chocolate de cobertura (120g al 70% y 30g al 40% de cacao para nosotros)

250g de nata para montar

60g de miel suave con poco aroma

60g de mantequilla a temperatura ambiente

100g de granillo de avellana caramelizada

Para las avellanas caramelizadas (opcionales para decorar)

Unas 25 avellanas tostadas sin piel (mejor si tenéis más a mano porque se rompen bastantes cuando se pinchan en los palillos)

150g de azúcar blanquilla

Para la masa de vainilla

Con las varillas eléctricas (para cansarnos menos) batimos la mantequilla pomada con el azúcar, la vainilla y la sal.

Cuando la mezcla tenga un color blanquecino y haya tomado algo de volumen, añadimos el huevo y mezclamos bien para integrarlo.

Después añadimos la harina tamizada con la levadura.

Terminamos con la nata primero y después la mantequilla derretida enfriada.

Mezclamos bien y pasamos a una manga pastelera con boquilla lisa ancha. Reservamos.

Para la masa de cacao

Repetimos las mismas pautas pero con el añadido de cacao o sea, con las varillas eléctricas batimos la mantequilla pomada con el azúcar, la vainilla y la sal.

Cuando la mezcla tenga un color blanquecino y haya tomado algo de volumen, añadimos el huevo y mezclamos bien para integrarlo.

Después añadimos la harina tamizada con la levadura y el cacao.

Terminamos con la nata primero y después la mantequilla derretida enfriada.

Mezclamos bien y pasamos a una manga pastelera con boquilla lisa ancha. Reservamos.

Para el bizcocho

Vertemos las masas alternándolas en un molde de 5 cups previamente untado con abundante spray desmoldante hasta agotar masas.

Golpeamos suavemente el molde en unos paños de cocina para repartir la masa por todo el molde, cubrimos al contacto con papel film y reservamos en la nevera 24 horas.

El día siguiente, precalentamos el horno con calor ventilado a 150º y horneamos el bizcocho unos 60 minutos. Como siempre, comprobaremos pinchando con un palillo en el centro.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos.

Mientras tenemos el bundt en el horno, preparamos el almíbar.

Para el almíbar de vainilla

Tan sencillo como hacer hervir un par de minutos todos los ingredientes juntos.

Cuando hemos desmoldado el bundt, en la parte inferior (o sea, no la mona que se ve), vamos empapando con el almíbar, usaremos una mitad de la cantidad preparada pero dependerá mucho de nuestro horneado.

Envolvemos todavía templado con papel film bien envuelto y reservamos en la nevera por lo menos 12 horas.

Para las avellanas caramelizadas (opcionales para decorar)

Pinchamos un palillo en la base de cada avellana tostada.

Preparamos un trozo de plástico donde podamos pinchar los palillos con facilidad (las bandejas para verduras de caldo vienen muy bien para esta operación) y lo colocamos sobre varias cazuelas o libros, como en la foto por ejemplo.

Preparamos un caramelo sin agua, vertiendo progresivamente el azúcar en una sartén sin nada de agua hasta obtener un caramelo rubio.

Con cuidado, vamos pasando cada avellana en el caramelo y lo colocamos como podéis ver en la foto, el caramelo se va deslizando y formando un pico sobre la avellana.

Repetimos hasta agotar ingredientes. Dejamos enfriar por completo las avellanas antes de guardarlas bien separadas por papel de horno en un lugar completamente seco para que no se rompan.

Para el glaseado de avellanas

Antes de empezar con el glaseado, quitar el papel film del bundtcake y colocarlo en el congelador.

Derretimos el chocolate al baño maría por un lado y por el otro calentamos la nata con la miel hasta que rompa a hervir.

Entonces añadimos la nata en 3 veces sobre el chocolate derretido, emulsionando bien entre cada añadido para obtener una mezcla lisa y brillante.

Esperamos que el ganache alcance los 40º y añadimos la mantequilla, con la batidora para que no nos queden trozos. Añadimos el granillo de avellanas.

Dejamos templar hasta los 37º que es la temperatura ideal para glasear el bizcocho.

Colocamos el bizcocho sobre una rejilla que colocamos sobre un plato hondo amplio (volveremos a coger glaseado del plato para echarlo por encima un par de veces).

Vamos vertiendo el glaseado sobre el bizcocho, procurando cubrirlo completamente y por todas partes.

Para que mi glaseado quede más espeso, después de hacer este proceso una vez, volví a coger todo el glaseado del plato y repetí las mismas pautas 2 veces.

Aun así me quedó como un bote de mermelada de glaseado que hemos comido como si de nutella se tratara en tostadas para la merienda de la semana siguiente :o)

Dejamos enfriar a temperatura ambiente 1 hora como mínimo y servimos después de decorar con avellanas caramelizadas.

Este bundtcake se conserva muy bien un par de días bien envuelto en una caja hermética. Pero no creo que os dure tanto.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*Según una receta de François Perret

**cc: cucharita de café

Tal vez te apetezca también


14 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Morguix, 17 de abril de 2019 Responder

    Es espectacular, me ha encantado.
    Y las avellanitas caramelizadas son el toque perfecto.
    Aunque, como últimamente tengo poco tiempo, creo que seguiré los consejos de Pollyanna, y probaré la versión más rápida, jejeje.
    Besos.

    • Palmira, 18 de abril de 2019 Responder

      Las avellanas pueden parecer un detalle pero dan mucha presencia al conjunto. El pasado fin de semana intenté la versión rápida y nadie notó la diferencia así que ya sabes!
      Besos,
      Palmira

  • Eva, 16 de abril de 2019 Responder

    Crec que val la pena dedicar tot aquest temps a un postre així, quina pinta! Moltes felicitats pel teu Sant, un petó!

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Moltes gràcies maca.
      A vegades fer les coses amb temps té la seva recompensa que també està en el deixar de còrrer sense parar, oi?
      Petons i bona setmana santa.
      Palmira

  • Marhya, 15 de abril de 2019 Responder

    ¡¡Guaoo, qué lujazo!! Queda precioso y superapetecible. Tiene que estar estupendo. A ver si estos días tengo más tiempo para hacer de cocinillas.
    Besos.

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Es un postre para prepararlo con tiempo. Cada paso es cortito pero los tiempos de reposo son los que son ;o)
      Besos y feliz semana santa,
      Palmira

  • Pilar, 14 de abril de 2019 Responder

    Que maravilla!!!! Una verdadera delicia además de bonita que te ha quedado. Un besa zo y feliz domingo Palmira

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Con un bundtcake el triunfo siempre está asegurado o por lo menos casi siempre!
      Besos y feliz semana santa,
      Palmira

  • Su, 12 de abril de 2019 Responder

    Eres un portento haciendo bizcochos y cakes de todo pelaje. Y encima te salen bonitos como para portada de un libro. Te tienen que hacer la ola en casa. Un besote.

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Muchas gracias Su! Los bundtcakes son la mar de agradecidos porque quedan super jugosos y vistosos y son de los postres que menos tardan en prepararse. Vamos que todo son beneficios jaja
      Besos y feliz semana santa,
      Palmira

  • Rosa, 12 de abril de 2019 Responder

    Madre mía Palmira, vaya pedazo de Bund Cake que has hecho, y que maravilla esas avellanas caramelizadas, te han quedado preciosisimas.
    Un gran bravo !!!!
    Feliz Finde y un gran beso
    Rosa

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Las avellanas son una pasada. Las había visto en alguna ocasión pero pensaba que serían muy delicada y largas de preparar. Pero son una idea estupenda porque quedan super profesionales y se hacen sin ningún tipo de dificultad!!!
      Muchas gracias, es verdad que los bundtcakes son lucidos y super agradecidos ;o)
      Besos y feliz semana santa,
      Palmira

  • La Cocinera de Bétulo, 12 de abril de 2019 Responder

    Te deseo el domingo un feliz santo, claro que con este bundtcake el éxito está asegurado, Esa cobertura está diciendo cómeme y esas avellanas caramelizadas... oh qué delicia.
    Un beso.

    • Palmira, 17 de abril de 2019 Responder

      Las avellanas son un pecado porque la primera llama la segunda que llama la tercera jajaja
      Muchas gracias, es lo bueno de los bundtcakes que te has ganado los comensales sólo trayéndolos en la mesa!
      Besos y feliz semana santa,
      Palmira