BOWL DE GAMBAS CARAMELIZADAS & VERDURAS


En casa, cada vez nos gustan más los platos que se comen en un bowl. No tanto porque dan menos trabajo (me da que un guiso de lentejas a pesar de su tiempo de cocción se prepara rápido…) pero porque alegran la vista con sus colores y el paladar con sus juegos de texturas.

Para que sea una comida completa, solemos combinar:

  • una base de arroz semi integral (la pasta de arroz integral también funciona muy bien),
  • varias verduras crudas (zanahoria, rábano, pepino,…),
  • algo suave y cremoso (aguacate, hummus casero,…),
  • une fuente de proteínas (gambas caramelizadas, sobras de pollo asado, garbanzos…)
  • un toque crujiente (con frutos secos)

En la propuesta de hoy, añadimos unos pickles de rábano negro porque a Polyanna le apetecía y tengo que confesaros que el extra de picante/avinagrado ha sido una gran idea.

Y si os apetece más una versión 100% vegana con proteína vegetal, no os perdáis el vegan buddah bowl que publiqué hace ya un tiempo.

¡Feliz fin de semana a tod@s!

BOWL DE GAMBAS CARAMELIZADAS & VERDURAS

Para 4 personas

450g de arroz integral (o al gusto) hervido templado

2 zanahorias medianas

Unas 25 rodajas de pickles de rábano negro (u otro encurtido)

1 puñado pequeño de hojas de cilantro frescas

2 aguacates pequeñitos (o 1 grande)

½ limón ecológico o sin tratar (zumo + ralladura)

Unas 24/30 gambas peladas sólo con la cola

1CS* de miel

1CS* de salsa de soja baja en sodio

1 diente de ajo prensado o picado muy finito

2CS* de pistachos crudos toscamente picados

Repartimos el arroz templado en 4 bowls o platos hondos.

Pelamos la zanahoria y la cortamos en tiras finas con el mismo pelador (suelo reservar la parte central para preparar crema de verduras en otro momento). Colocamos sobre el arroz.

Pelamos los aguacates  y los cortamos en dados. Rociamos con el zumo de limón y los colocamos al lado de las zanahorias.

También colocamos las hojas de cilantro junto con las lonchas de pickles de rábano negro.

Calentamos una sartén con la miel, la salsa de soja, el ajo prensado y cuando empiece a hervir añadimos las gambas, dejamos que se cocinen a fuego alto, la salsa tiene que caramelizar ligeramente (tardé unos 2 minutos). Cuando la salsa esté, añadimos los pistachos y la ralladura de medio limón.  Mezclamos bien y añadimos en los bowls.

Ya tenemos nuestra cena lista para disfrutar ;o)

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


10 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Bárbara - Comer De Todo, 27 de mayo de 2019 Responder

    Qué pintaza Palmira, me ha encantado tu bowl, ¡vaya propuesta más rica! :)
    Un saludo bien grande.

    • Palmira, 27 de mayo de 2019 Responder

      Me alegro que te guste, en casa los bols con su infinidad de posibilidades siempre tienen mucho éxito!
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Su, 24 de mayo de 2019 Responder

    Jo, me parece muy interesante este gambeo medio oriental. Lo que más me sorprende de este plato es el aguacate, no lo asocio con este plato tipo asiático, pero puede quedar de lujo. Un besote.

    • Palmira, 27 de mayo de 2019 Responder

      Lo bueno del aguacate en este tipo de platos es que aporta un punto cremoso sin necesidad de añadir salsas o natas y queda muy bueno además de saludable :o)
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Marhya, 24 de mayo de 2019 Responder

    ¡¡Oh, qué buenas!! Tienen que estar riquísimas. ¡Quién las pillara!
    Besos. Feliz fin de semana.

    • Palmira, 27 de mayo de 2019 Responder

      En casa estos bowls siempre triunfan! Son versátiles y tan ricos que da gusto prepararlos.
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Miquel, 24 de mayo de 2019 Responder

    Bueno y apetecible bowl con todo lo que has puesto.
    Feliz finde

    • Palmira, 27 de mayo de 2019 Responder

      Es una de nuestras combinaciones favoritas aunque existen miles de posibilidades!
      Peto y feliz semana,
      Palmira

  • ANA, 24 de mayo de 2019 Responder

    No se puede negar que es un plato variado, en sabores, en colores y en texturas. Solo verlo ya apetece y me pregunto por el sabor de esos rábanos negros porque no los he probado, qué curiosidad!!
    Besos y buen fin de semana.

    • Palmira, 27 de mayo de 2019 Responder

      Los rábanos negros son muy parecidos a los pequeños de toda la vida, aunque diría que tienen un punto extra de picante. Con el encurtido se hacen más suaves y nos gustan más todavía.
      Estos bowls son pura magia porque además de estar ricos, te alegran el día solo con mirarlos!
      Besos y feliz semana,
      Palmira