BERENJENAS CARAMELIZADAS CON SÉSAMO


Cuando era niña no era muy amante de las berenjenas, al no ser que estén empanadas y fritas. Después durante muchos años oí que se tenían que freír y anda que no se empapan de aceite.

Hasta que descubrí que se podían saltear con unas gotitas de aceite en una sartén (¿conocéis el clásico italiano la pasta alla pecorara?) o asar en lonchas al horno (qué rico es el pastel de berenjenas libanés).

Poco a poco fuimos descubriendo mil maneras de prepararlas, incluida la versión de hoy que es una rica opción para nuestros comensales vegetarianos e incluso veganos porque así cocinada la berenjena tiene casi el punto y la textura de algunas carnes marinadas glaseadas. Vamos que además de muy rica es sencilla de preparar y servida con arroz basmati al vapor, es una cena de principios de otoño exquisita.

¿Cómo os gustan más las berenjenas?

Por cierto, si todavía no lo habéis hecho, todavía estáis a tiempo para participar en el sorteo para los 10 años del blog ;o)

¡Feliz miércoles a tod@s!

BERENJENAS CARAMELIZADAS CON SÉSAMO

Para 3/4 personas

Para las berenjenas

1 berenjena hermosa o 2 medianas

2cc* de maicena

Un pelín de aceite de oliva

Para la salsa

50ml de salsa de soja baja en sodio

4CS** de mirin

2cc* de azúcar moreno

1cc* de maicena desleída en 120ml de agua filtrada

1 diente de ajo pelado sin germen triturado muy fino

1 trozo de jengibre del tamaño de medio pulgar pelado y rallado muy finito

1CS** de aceite de sésamo tostado

1CS** de semillas de sésamo tostadas

Para las berenjenas

Pasamos las berenjenas por agua y las secamos muy bien. Las cortamos en bocados del tamaño que nos apetezca (podéis verlo en las fotos) y las pasamos ligeramente por maicena. Sacudimos bien para quitar el exceso y colocamos en una capa en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Vertemos un hilo de aceite de oliva y horneamos unos 35 minutos a 180º con calor ventilado. Mezclamos un par de veces para que queden doradas por todas partes.

Para la salsa

Calentamos el aceite de sésamo y doramos en ajo y el jengibre. Cuando empiece a tomar color, añadimos el azúcar y dejamos caramelizar a fuego suave. Añadimos la salsa de soja y el mirin para desglasar y añadimos la maicena desleída. Mezclamos a fuego suave hasta que espese y añadimos las berenjenas horneadas y hechas.

Mezclamos bien para que las berenjenas estén bien envueltas por la salsa, dejamos cocinar 5 minutos y ya las tenemos listas para servir, calentitas con arroz al vapor y espolvoreadas con semillas de sésamo tostadas.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*cc : cucharita de café

**CS : Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


14 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • kasioles, 08 de octubre de 2019 Responder

    Estando en Córdoba he probado, por primera vez, unas berenjenas fritas con miel, me han parecido deliciosas.
    Hoy, tu receta, me parece espectacular y con muchas menos calorías, ¡todo sea por eliminar los excesos de este verano pasado!
    La salsa tiene que ser una delicia, en fin, algo apetecible que tendré que probar. Muchas gracias.
    Cariños y buena semana de otoño.
    Kasioles

    • Palmira, 09 de diciembre de 2019 Responder

      Una manera ligera y sin fritura de berenjena siempre es una rica opción. Con miel también me encantan, tendré que probar a prepararlas sin freírlas, a ver que tal me salen! Ya te iré contando!
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • chus, 05 de octubre de 2019 Responder

    Madre del amor hermoso mira que me tienetas aun no me he repuesto del bundt y zas me tientas con estas berenjenas caramelizadas tienen que estar de muerte relenta no lo siguiente.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    • Palmira, 09 de diciembre de 2019 Responder

      Una rica manera de ir comiendo berenjenas cuando ya no las quieres comer fritas y quieres cuidarte un poquito ;o)
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Gemma, 03 de octubre de 2019 Responder

    Uauu, yo todo lo que tenga el toque "chino" me apasiona!...., habrá que probarlo

    • Palmira, 23 de noviembre de 2019 Responder

      El toque fusión chino en casa también siempre suele ser un gran acierto!!!
      Besos y feliz fin de semana,
      Palmira

  • ANA, 03 de octubre de 2019 Responder

    Es cierto que fritas o rebozadas están para chuparse los dedos, pero cuando pensamos en la cantidad de calorías que tienen nos olvidamos. Pero hay más formas de hacer las berenjenas y todas ricas.
    No las he probado de esta manera, pero pintan muy bien y el arroz Basmati es un acompañante ideal.
    Besos.

    • Palmira, 23 de noviembre de 2019 Responder

      Siempre vienen bien nuevas ideas para comer de manera más ligera y sana y es de estas recetas que pruebas una vez y terminan formando parte del recetario de casa ;o)
      Besos y feliz fin de semana,
      Palmira

  • Marhya, 02 de octubre de 2019 Responder

    ¡Qué buenas! Me gusta la idea, estas tengo que probarlas. Este verano casi no he comido berenjenas, estaban carísimas.
    Besos.

    • Palmira, 26 de octubre de 2019 Responder

      Ha sido mal año para las berenjenas, las pocas que hemos comido venían del huerto de mi tía y estaban ricas pero qué pena que no hayamos tenido más ;o(
      Besos y feliz domingo,
      Palmira

  • La cuisine de poupoule, 02 de octubre de 2019 Responder

    Miam-miam voilà qui doit être extra
    Bonne journée bisous

    • Palmira, 08 de octubre de 2019 Responder

      Un vrai régal!
      Bonne semaine!
      Palmira

  • Cuca, 02 de octubre de 2019 Responder

    A mí las berenjenas no me gustaban mucho porque como bien dices empapan mucho aceite y me resultaban pesadas. Ahora las corto en láminas, las paso por el horno y a partir de ahí ¡cualquier receta! La mousakka triunfa en casa especialmente pero voy a echar un ojo al pastel libanés del que nos hablas aunque la receta que nos propones hoy es también más que apetecible

    ¡Besos mil!

    • Palmira, 26 de octubre de 2019 Responder

      Fritas nunca han sido lo mío pero ahora también las preparo al horno y quedan muy ricas sin necesidad de litros de aceite y horas para digerir las recetas con berenjena.
      El pastel libanés es una pasada, en casa siempre triunfa y hasta los más carnívoros no se dan cuenta de que es una receta vegana jajaja
      Besos y feliz domingo,
      Palmira