GALETTE DE REYES DE MANZANA CONFITADA


¡Feliz Año 2022!

¡Mucha salud, muchas alegrías & miles de buenos momentos compartidos!

 

¿Qué tal os han ido las fiestas? Deseo de todo corazón que hayáis podido juntaros con vuestros seres queridos y disfrutar de momentos inolvidables como nosotros.

A pesar de un mes de Diciembre, difícil y de lo más positivo (en el sentido que le damos ahora que conste…) hemos podido disfrutar de mis queridas montañas y reponer fuerzas para un año que nos seguirá exigiendo energía y flexibilidad.

Como los Reyes ya se están preparando para su Cabalgata anual y los niños están contando las horas, me apetecía regresar con una versión alternativa al clásico Roscón de Reyes relleno de nata o al roscón vegano con aceite de oliva. En Francia a medida que se va subiendo las masas de tipo brioche desaparecen y se convierten en galette des Rois. La más tradicional lleva relleno de crema de almendra y es todo un manjar que nos acompaña a lo largo del mes de Enero.

A petición de Polyanna, con el paso de los años, hemos compartido versiones con pera y haba tonka, con frambuesas y con arándanos y limón.

Hace unos meses, me retó para una versión solo con fruta, nada de crema de almendra o de cualquier fruto seco. Después de darle unas vueltas pensé que lo mejor sería confitar manzanas con tiempo y después forrar dos hojaldres.

El resultado es espectacular, mucho más ligero que con crema de almendra y claro que si el hojaldre es casero todavía mucho mejor. Si os queréis animar, no os perdáis el hojaldre exprés con su sabor exquisito.

Sin más os dejo con la receta y deseo que los Reyes se porten muy bien con vosotros ;o)

¡Feliz día de Reyes!

GALETTE DE REYES CON MANZANA CONFITADA

Para 4/6 personas

Para la manzana confitada (se tiene que preparar con antelación)

10 manzanas (variedades combinadas)

50g de azúcar moreno

Para montar la galette

Una masa de hojaldre casera exprés (aquí os cuento el paso a paso)

1 huevo batido

1 poco de azúcar glas

1 haba para esconderla

Para la manzana confitada (se tiene que preparar con antelación)

El confitado de la manzana lleva su tiempo y es importante que esté bien fría antes de poder montar la galette así que mejor hacer esta etapa de un día para otro.

Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón y con la ayuda de una mandolina las cortamos en medias lunas finas.

Forramos un molde de 16-18 cm con papel vegetal y lo engrasamos con un poco de mantequilla o spray desmoldante.

Vamos formando capas finas de manzana y espolvoreamos entre capa y capa con azúcar moreno.

Terminamos con una hoja de papel de horno con un agujero en el centro que apoyamos bien sobre las manzanas, poniendo un bol pesado por encima.

Horneamos unas 8-10 horas a 110º. Yo las puse por la noche y paré el horno al levantarme. Dejé que se enfriarán del todo en el horno antes de reservar en la nevera unas horas.

Para montar la galette

Ahora toca montar la galette. Cortamos nuestra masa de hojaldre en 2 partes similares (una un pelín más grande que la otra) y la extendemos con la ayuda de un rodillo. La recortamos con la forma que más nos guste y repetimos con el otro trozo de masa. Os aconsejo dejar en la nevera la masa cuando no la estéis usando, porque después sube más.

En una bandeja de horno previamente forrada con papel vegetal, colocamos el trozo de masa más pequeño. Por encima con cuidado desmoldamos el disco de manzana confitada con la ayuda del papel de horno que teníamos colocado en el molde.

Escondemos el haba y con el huevo batido, pincelamos el borde libre de la masa pero con cuidado que no se corra por los lados sino impediría al hojaldre subir bien.

Ahora la parte más difícil, colocar la segunda oblea de masa bien centrada y cerrar la galette por los laterales, teniendo cuidado de evacuar bien todo el aire para evitar que la galette se corra por los lados durante el horneado.

Sellamos bien los laterales y decoramos con la parte trasera de un cuchillo poco afilado. Terminamos pintando con el huevo batido. Con la ayuda de un cuchillo con punta, hacemos 2 o 3 agujeros para que se escape el vapor y reservamos en la nevera unos 30 minutos por lo menos o el tiempo que nos venga mejor.

Calentamos el horno con calor estático (sin ventilador), arriba y abajo a 240º. Horneamos durante 10 minutos a 240º y después bajamos a 190º y cocinamos unos 30 minutos más.

Cuando veamos que nuestra galette está cocida, la sacamos del horno y la espolvoreamos con el azúcar glas tamizado y dejamos bajo el gril del horno unos 45/60 segundos, el tiempo justo para el azúcar de forma una capa brillante.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. En casa es templada y recién horneada como más nos gusta, así que procurad no hornearla con demasiada antelación.

Pero os puedo decir que al día siguiente sigue increíblemente rica, basta ponerla 5 minutos a 120º al horno para tenerla perfecta.

Si os viene bien, la podéis dejar preparada de la tarde por la noche montada en la nevera y si tenéis que hacerla antes, la montáis y la congeláis, en cuyo caso sólo necesitaría un pelín más de horneado.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja una respuesta