Copie de Risotto aux cèpes et aux éclats de noisettes (13

Hace unas semanas, mi marido pudo realizar uno de sus sueños: ¡ir a recoger setas con mi padre!

 

Le había contado tantas veces mis recuerdos, cuando mi padre volvía con las cestas repletas de setas y las dejaba en el comedor de casa que le hacía ilusión vivirlo él también.

 

Yo crea que además se pensaba que era una exagerada… Pues ¡cambió de opinión al volver de su excursión!

Montagecèpes

Hay muchos puntos positivos: pasaron un día fantástico, las setas estaban buenísimas y nos quedan un montón listas para comer en el congelador. El punto más negativo es que en el congelador ya no cabe ni un filetito de pescado… Pero no voy a ser desagradecida, que con setas del bosque, ¡cualquier plato se transforma en un puro lujo!

 

Tuve ganas de asociar los ceps con su sabor y textura particular con la suavidad de un risotto aligerado (o sea sin añadirle mantequilla+ parmesano+nata líquida) y unas cuantas avellanas tostadas para un toque crujiente.

 

El risotto es un plato muy sencillo, lo único es que se tiene que preparar al último momento. Y cuando esté en su punto, no se espera. O sea que los invitados se sientan y lo esperan. Dicho esto, nunca se han quejado… ¡Esta vez también fue todo un éxito!

 

¡Pensándomelo bien, qué suerte, aun nos quedan unos cuantos kilos listos para comer en el congelador!

Copie de Risotto aux cèpes et aux éclats de noisettes (1)

RISOTTO DE CEPS CON AVELLANAS TOSTADAS

para 4 personas

 

250g de arroz especial para risotto*

1 cc** de aceite de oliva

2 cebollas tiernas pequeñas

1 vasito de vino blanco seco

1 litro (más o menos) de caldo de pollo hirviendo

500g de ceps limpios y cortados, listos para saltear

14 avellanas crudas

Sal, pimienta

 

Pelar las cebollas tiernas y cortarlas en daditos lo más pequeñitos que puedas.

En una cazuela, calentar 1cc de aceite de oliva y cocer las cebollas sin que tomen color.

Cuando estén cocidas, añadir el arroz y mezclar bien con la cebolla y el aceite hasta que el arroz se transparente.

Con fuego fuerte, verter el vaso de vino blanco, mezclar y dejar que se evapore totalmente el vino.

Cuando ya no quede vino y el arroz esté casi seco, verter un cucharón de caldo hirviendo (es importante que el caldo que se la vaya añadiendo al arroz esté siempre bien bien caliente para que el resultado final sea cremoso), bajar el fuego y mezclar bien.

Cuando ya no quede caldo (¡hay que vigilar para que no se queme!), otro cucharón de caldo, mezclar y… seguir haciendo esto unos 15/18 minutos hasta que el arroz esté cocido. El tiempo exacto y la cantidad de caldo que necesitarás dependen de la marca de arroz, o sea que no queda más remedio que ir probando hasta que esté a tu gusto. ¡Qué sacrificios hay que hacer cuando una cocina!

Mientras el arroz está haciéndose, pon las avellanas en una sartén y tuéstalas a fuego suave, vigilando para que no se quemen. Cuando ya están, quítales la piel y machácalas.

Saltea las setas con 1cc de aceite de oliva, salpiméntalas y manténlas calientes hasta que el arroz esté listo.

Cuando el arroz esté cocido, añádele la mitad de las setas, mezcla bien, sácalo del fuego y tápalo. Déjalo en reposo 4 minutos.

Servir el risotto bien caliente, decorando con las setas que te sobren y las avellanas tostadas.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Elegir un arroz específico para risotto (como el carnaroli o el arborio por ejemplo) es indispensable. Su composición natural es la que le da naturalmente al risotto una textura muy cremosa y untuosa sin necesidad de añadirle nata o parmesano.

** cc: cucharita de café

 

4½P por persona a saciedad

7 1/2 ProP por persona