BUNDTCAKE DE MIEL & LIMÓN


Como no puede ser de otra manera en casa, hoy toca bundtcake para celebrar mi cumpleaños mañana. No sé si os pasa lo mismo pero me parece que cada año vuelve más rápido el mío ;o)

Para la ocasión quise estrenar un molde que me regaló Papá Noel el año pasado y que tenía pendiente estrenar con alguna receta que, obviamente, llevaría miel entre sus ingredientes. Pero no encontraba ninguna hasta que me di cuenta que en el mismo envase del molde Honeycomb Pull Apart Bread venía una receta con miel y limón, una combinación que me encanta y muy de temporada.

Como ya tenemos alguna experiencia en casa con los bundtcakes hice algunas adaptaciones como retirar un poco de azúcar y sustituir la crème fraîche por nata para montar con zumo de limón.

El resultado es de lo más tierno y suave, con un sabor delicado y fresco. Y con este molde, no es solo sencillo de recortar raciones individuales pero además cada una de ellas es monísima y con su propio diseño. En realidad la foto la hice con lo que sobró de una merienda del día anterior :o)

¿Os apuntáis a la merienda de cumpleaños?

Y si os gustan los bundtcakes, he actualizado el índice de recetas de bundtcakes dulces y salados.
¡Feliz semana a tod@s!

BUNDTCAKE DE MIEL & LIMON

Para un molde de 10 cups

Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente

375g de harina

1 ½ cc* de levadura

½ cc* de bicarbonato

¼ cc* de sal marina fina

150g de azúcar

100g de miel

250g de mantequilla pomada

4 huevos

La ralladura de 1 limón ecológico grande rallada muy finita

190g de nata para montar

2CS** de zumo de limón filtrado

Para el glaseado

(opcional pero muy recomendable tanto para el sabor como para la textura)

60g de miel

50g de azúcar blanquilla

2CS** de zumo de limón filtrado

Mezclamos la nata líquida con el zumo de limón y vemos como espesa enseguida. Reservamos.

Tamizamos la harina con la sal, el bicarbonato y la levadura.

En la batidora, mezclamos con la K a velocidad media alta la mantequilla el azúcar, unos 5/7 minutos hasta obtener una textura cremosa y ligera, tirando a blanquecina. Entonces añadimos la miel y la ralladura de limón y batimos 2 minutos más.

Después añadimos a velocidad media baja los huevos de uno en uno esperando que uno esté perfectamente integrado antes de añadir el siguiente.

Terminamos incorporando la harina en 3 veces, alternando con la nata con limón y terminando por harina.

Terminamos mezclando con una espátula para integrar todos los ingredientes pero sin hacerlo en exceso para que el bundtcake quede bien esponjoso.

Calentamos el horno a 165º con calor ventilado y una rejilla en la parte más baja del horno.

Preparamos el molde untándolo bien con el spray desmoldante y reservamos.

Repartimos la masa en el molde de bundtcake  y con cuidado vamos pegando el molde suavemente para que no nos queden burbujas de aire que podrían quedar feas después.

Horneamos 40 minutos (cada horno es un mundo, así que tendréis que ir vigilando a partir de los 35 y hasta los 45 minutos), comprobamos pinchando con un palillo como de costumbre.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos. Dejamos templar ligeramente el bundtcake antes de pasar por encima el glaseado de miel si lo vamos a usar.

Para el glaseado

Calentamos a fuego medio el azúcar con la miel y el zumo de limón hasta que esté bien derretido y que la mezcla esté caliente y empiece a espesar ligeramente.

Pintamos el bundtcake previamente desmoldado y dejamos enfriar un momento antes de servirlo.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja una respuesta