UN ÉXITO DEL PASADO INVIERNO: SOPA DE POLLO AL ESTILO AMERICANO

Esta sopa de pollo nos ha acompañado todo el invierno. Y ahora que se asoma la primavera pero que todavía por la noche apetecen sopas y cremas calentitas, quería compartir con vosotros esta sopa, sin dejarla entre pendientes hasta el próximo invierno.

Seguro que las sopas de pollo os resultan familiares de miles de películas americanas. Comida reconfortante que se trae a los enfermos. Llevaba mucho tiempo queriendo preparar una pero no daba con la idea o la receta que me acabaría de convencer.

 

A finales de octubre, un domingo por la noche, llegó la inspiración. Al abrir la nevera vi unas sobras de pollo asado, una lata de leche evaporada abierta, un poquito de arroz blanco cocido. El día de la sopa de pollo había por fin llegado.

 

El resultado es una sopa deliciosa, sabrosa, rapidita y perfecta para dar salida a algunas sobras que tengamos a mano, verduras incluidas porque estoy segura que con cualquier verdura que tengamos a mano saldrá igual de rica.

 

Lo digo a menudo, pero las recetas de aprovechamiento suelen ser las más ricas y además que satisfacción de oír los “qué rico” y sin desperdiciar nada… Os deseo una muy feliz semana y felices vacaciones para lo que tengáis unos días por Semana Santa, que aquí ¡ni se menciona!

UN ÉXITO DEL PASADO INVIERNO: SOPA DE POLLO AL ESTILO AMERICANO

SOPA DE POLLO AL ESTILO AMERICANO

Para 3 o 4 personas

 

1 l de caldo de pollo (Aneto en mi caso)

1 escaloña grande

1 ramita de apio

400g de calabaza pelada y cortada en daditos

1 pechuga grande de pollo asado (o de muslo, unos 150g)

225g de arroz blanco cocido

1CS* de perejil picado

1cc** de aceite de oliva

4CS* de leche evaporada

1CS* de maicena

Sal, Pimienta

 

Calentamos el aceite y añadimos la escaloña y el apio cortados en daditos pequeños. Cuando empiecen a tomar calor, añadimos la calabaza troceada y cuando tome color, añadimos el caldo de pollo y dejamos que rompa a hervir.

Cuando la calabaza está casi tierna, añadimos la pechuga de pollo cortada en trocitos pequeños y el arroz blanco.

Tan pronto como vuelva a hervir, añadimos la leche evaporada donde previamente habremos disuelto en la maicena. Mezclamos bien a fuego medio hasta que la sopa coja un poco de cuerpo y resulte cremosa pero ligera. Ajustamos de sal y pimienta al gusto, y servimos bien caliente espolvoreando con el perejil picado.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* CS: Cuchara Sopera

**cc: cucharita de café