UN CLÁSICO REFRESCANTE DEL VERANO: LECHE MERENGADA

Seguro que os voy a dar muuuucha envidia esta mañana….

 

Hay que ver qué a gusto y fresquita estoy con los 14º que tenemos en París mientras escribo esta entrada… Es que un chaleco y todo apetece con un té caliente :o) Qué pena que esto se traduzca por un día gris y feo… Pero no pasa nada, dentro de nada toca luz y sol :o)

 

A pesar del día fresquito que estamos teniendo, os traigo hoy un clásico entre los clásicos entre los refrescos del verano. En muchos blogs he visto estas últimas semanas leche merengada, nunca la había preparado casera y llevaba varios años sin beberme una.

 

Así que mezclando recetas y teorías, aquí os dejo la receta que he preparado, aromática y sencilla a más no poder… Sólo me quedé con una pregunta: ¿pero porque no había preparado antes leche merengada en casa?

 

Si nunca la habéis preparado, no lo dudéis más y manos a la obra.

 

¡Feliz semana ¡

 

UN CLÁSICO REFRESCANTE DEL VERANO: LECHE MERENGADA

LECHE MERENGADA

Para 1,2l aproximadamente

 

1l de leche entera

80g de azúcar*

3 ramitas de canela

La piel rallada de un limón

3 claras

 

Calentamos la leche con el azúcar, la canela y la piel de limón rallada. Cuando esté a punto de romper a hervir, cortamos el fuego, tapamos y dejamos que se infusionen los sabores varias horas, hasta que la leche esté fría del todo. Colamos la leche y la reservamos.

Batimos las claras a punto de nieve y las añadimos con movimientos suaves a la leche para que no se bajen.

Vertemos la mezcla en un tupper con tapa y reservamos en el congelador, por lo menos un par de horas.

En el momento de servir, rascamos la mezcla que tenemos en el tupper y lo pasamos por la batidora unos segundos para una textura tipo granizado.

Servimos decorando con un poco de canela molida.

Sin duda el mejor refresco del verano :o)

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*El punto de dulce es muy personal. Con este cantidad de azúcar personalmente me sobró algo de dulce pero ya es bastante menos dulce que todas las leches merengadas que he probado en mi vida. Lo mejor es probar la leche infusionada y ajustar dependiendo de nuestros gustos.