Terrina de creps y manzana (6)

En Francia este domingo es el día de la Chandeleur como os lo comenté con la receta de los blinis de salmón ahumado y limón confitado a la sal. Aquí suelen comer creps para la ocasión, la tradición dice que su forma redonda recuerda las monedas y así atraerá prosperidad y dinero en dicha casa… Ya os contaré dentro de un año, por probar no se pierde nada, ¿verdad?!

 Terrina de creps y manzana (9)

Como en el blog ya tengo muchas recetas de creps dulces y salados (pinchando aquí las podéis ver), ya que se comen en días de fiesta en cualquier momento del año, para este año pensé en preparar algo distinto con base de creps, una terrina de creps y manzana.

 

Es un postre bastante ligero (si se prescinde de la chantilly) y muy sabroso, sencillito y que se prepara el día antes, que suele ser una gran ventaja cuando tenemos invitados en casa.

 Terrina de creps y manzana (11)

La chantilly no es indispensable pero lo cierto es que le da ese punto festivo que la terrina sola no tiene. Además como suele decir Polyanna, cuando hay sifón en la nevera es día de fiesta y todo sabe más rico :o)

 

Sin más os dejo con la receta y os deseo un ¡muy feliz fin de semana!

 Terrina de creps y manzana (1)

TERRINA DE CREPS Y MANZANA

CHANTILLY DE CARAMELO SALADO

Para 6/8 personas

Para un molde rectangular de 24 cm

 

10/12 crêpes (la mitad de esta receta, pero si sobran seguro que les daréis salida tal cuales jejeje)

 

Para el relleno

2 kilos de manzanas variadas (algunas firmes y otras blanditas para un mejor resultado)

5 CS* de azúcar moreno**

200g de crème fraîche

1 copita de Calvados (licor de manzana)

6 hojas de gelatina

1CS* de mantequilla

 

Para la chantilly de caramelo salado

(Para un sifón de litro)

500ml de nata para montar (35% MG mínimo)

Una buena pizca de sal

130g de azúcar blanquilla

2 cartuchos de sifón para montar nata

 

Para servir

2 manzanas pequeñas

Mermelada de albaricoque o gelatina para abrillantar pasteles

Un puñado de nueces tostadas

 

Para los creps

Primero, preparamos los creps, con esta receta o nuestra receta habitual.

Las vamos reservando en un plato que tapamos otro plato, han que quedar blanditas al tacto y conservar su humedad para poder montar la terrina.

 

Para el relleno

Ponemos la gelatina en remojo en agua bien fría.

Pelamos las manzanas y las cortamos en juliana.

Calentamos la mantequilla en una sartén grande y salteamos las manzanas hasta que queden tiernas, algunas se desharán y formarán una compota mientras otras quedarán enteritas, es lo que queremos.

Añadimos el azúcar y el Calvados, flambeamos y dejamos que las manzanas se caramelicen.

Escurrimos la gelatina y la añadimos a las manzanas, mezclando bien para que se integre completamente.

Añadimos la crème fraîche y mezclamos bien, ajustamos de azúcar a nuestro gusto y reservamos hasta que se temple la mezcla pero sin dejarla cuajar.

 

Para montar la terrina

He usado el molde rectangular de Lékué que gané años atrás, con base de cerámica y cinturón de silicona, perfecto para este tipo de textura.

Forramos la base y los laterales con unos creps, para cubrir todo, dejando caer fuera del molde lo que sobre de creps.

Repartimos un poco de relleno sobre los creps y colocamos otro crep abierto sobre la mezcla, repartimos más relleno y plegamos el crep, más relleno, otro crep, más relleno, plegamos el crep, más relleno,… Y seguimos así hasta agotar ingredientes. Terminamos por relleno de manzana y cerramos con los creps del principio que sobraban fuera del molde.

Cubrimos con papel film y apoyamos un peso por encima para que las capas queden bien selladas y el corte sea más fácil a la hora de servir la terrina.

Reservamos en la nevera por lo menos 4 horas pero mejor si puede ser una noche entera.

 

Para el caramelo

Calentamos la nata a fuego suave hasta que casi hierva (pero mejor si no llega a hervir).

Calentamos una sartén grande y preparamos el caramelo vertiendo el azúcar poco a poco en la sartén, a medida que se va derritiendo, hasta obtener un bonito tono dorado. En este momento, paramos el fuego y vertemos la nata caliente muy poco a poco (ojo ¡¡¡que hierve y se sube enseguida!!!) mezclando con varillas para integrar bien los ingredientes juntos.

Añadimos la sal y probamos para ajustar el punto de sal que nos guste más.

Si nos han quedado grumos, no pasa nada, basta volver a calentar el caramelo con la nata a fuego muy suave hasta que no queden trocitos de caramelo.

Reservamos en un bol de cristal y tapamos con papel film al contacto. Reservamos en la nevera hasta que se enfríe del todo.

Filtramos y vertemos en el sifón, le descargamos 2 cartuchos de gas con la boca abajo, sacudimos un par de veces y reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

Para servir

Con una mandolina cortamos las manzanas limpias y con la piel en rodajas finas.

Con una brocha las pintamos con mermelada de albaricoque o abrillantador de tartas y las vamos colocando sobre la terrina que habremos previamente desmoldado (en mi caso, sólo quite el cinturón de silicona ya que la base es un plato de cerámica para servir). Colocamos las nueces tostadas como más nos guste.

En cada plato, presentaremos una loncha de terrina o dos y decoraremos con una flor de chantilly de caramelo.

 Terrina de creps y manzana (12)

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

 

**Dependiendo de las manzanas podremos necesitar más azúcar, es cuestión de probar e ir ajustando el punto dulce del postre.

nappetitre