Sorbete de cacao y crujiente de merengue y avellanas (10)

Y hemos llegado a la última entrega de nuestra semana del helado ;O) ¡Qué rápido ha pasado! Ya os había adelantado la receta de hoy, un sorbete de cacao.

 

No os hablo del clásico helado de chocolate, ni de la versión aligerada de este mismo helado de chocolate que compartí aquí.

 

No, me refiero a un auténtico sorbete de cacao, sin nada de lácteos. Sólo agua, cacao y algo para endulzar. Como para los sorbetes más tradicionales de fruta, la misma base. He buscado durante varios años (bueno 2 o 3 veces al año, no cada día tampoco) el punto justo para nuestro gusto entre cacao y dulce, con una textura que no se parezca a hielo y definitivamente he dado con la receta con la que nos quedaremos.

 Sorbete de cacao y crujiente de merengue y avellanas (1)

Es perfecta para cualquier antojo gigante de chocolate, es una receta exclusiva para los auténticos amantes del chocolate negro, con su sabor intenso y potente. Es perfecto y muy refrescante, combina con miles de frutas (con peras asadas sabe a pecado…) y sólo también está para comérselo.

 

Para jugar con las texturas y los sabores, decidí desmigar un poco de merengue sobre este sorbete y el resultado fue perfecto: la textura sedosa del sorbete, el crujiente del merengue, el punto amargo del cacao, el dulzor del merengue… Y como andaba justo de tiempo, me equivoqué en la pastelería y compré un merengue de avellanas… Bueno que ni os cuento la combinación de las avellanas con los demás. La próxima vez, compraré este mismo merengue ¡pero no por equivocación!

 

Os dejo con este última receta de la semana del sorbete, seguro que ya tenéis todos la heladera en casa jejeje. Aquí tenéis la lista más tentadora del verano :o) Además procuraré dejar un par de recetas más antes de que acabe el verano (tengo como 10 pendientes, así que ya sabéis…).

Sorbete de cacao y crujiente de merengue y avellanas (11) 

SORBETE LIGERO DE CACAO

Y CRUJIENTE DE MERENGUE Y AVELLANAS

Para 8 bolas de helado enormes

 

Para el helado

100g de sirope de agave

75g de cacao en polvo sin azúcar desgrasado

3 gotitas de esencia de vainilla

600ml de agua filtrada

1 pizca de pimienta de la Jamaica (opcional)*

1 pizca de canela (opcional)*

1 pizca de nuez moscada (opcional)*


Para servir

1 merengue de avellanas comprado en la pastelería (claro que también puede ser casero pero el horno toda una noche en julio, no puedo…)

 

Con unas varillas, mezclamos con mucho cuidado el cacao con el agua fría hasta que no nos queden grumos. Añadimos la vainilla y las especias si queremos echarlas. Colocamos la cazuela en el fuego y lo calentamos hasta que rompa a hervir. Cuanto esté hirviendo, bajamos a fuego medio y dejamos que el cacao se cueza durante unos 5/7 minutos, mezclando sin parar para que no se pegue o se queme. Veremos como el cacao va tomando consistencia.

Apagamos el fuego cuando esté y añadimos el sirope de agave (tiende a amargarse con altas temperaturas, así que mejor vale añadirlo después del hervor).

Dejamos que se enfríe y lo reservamos en la nevera hasta que esté muy frío (mejor de un día para otro, así cuesta menos que se haga el sorbete rápido).

 

Cuando la preparación con cacao está fría, encendemos la sorbetera** y vertemos la preparación unos 30/35 minutos según la temperatura del piso y la máquina que tengas  hasta que se puedan formar bolas.

Servimos el helado y lo decoramos con trocitos de merengue de avellanas desmigado.

¡Listo para servir!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Las especias son opcionales. Desde que en Oaxaca (Méjico) probamos el cacao con distintas mezclas de especias, solemos echarle unas pizquitas en nuestra taza de cacao y en nuestros pasteles de chocolate. Es así como nos gusta pero no son indispensables J

** Si no tienes sorbetera o heladera, puedes preparar de la misma manera este helado pero tardará más. Cuando tengas la preparación lista, la colocas en el congelador durante 1 hora. Al cabo de esta hora, lo pasas por la batidora. Y vuelves a hacer lo mismo 2 veces más. Este sistema permite que no se formen demasiados cristales de hielo y que la textura sea cremosa.

Assiettebis.png