PROYECTO ROCA: BUNYOLS DE VENT

Hoy toca entrada para el Proyecto Roca. Por si todavía no lo sabéis, su ambición es poner fotos al libro de Joan Roca Las Mejores Recetas de mi madre. Lo repito pero es un gran libro y además todos sus beneficios son destinados al Banc de Aliments de Girona. Si os gusta la cocina catalana de toda la vida, no podéis prescindir de él.

Este mes, fue Cristina quien eligió unos Bunyols de Vent, típicos de Semana Santa en Cataluña, una receta con la cual no podéis fallar ya que están de vicio y veréis que no os sobrará ni uno… Es que son tan ligeros jejeje Quien avisa no es traidor…

Estoy impaciente por ver como los han preparado mis compañeras del Proyecto Roca:

Beatriz 2 MANDARINAS EN MI COCINA aquí

Sofía MIL IDEAS MIL PROYECTOS aquí

Rosalía ROSSGASTRONOMICA aquí

Marga Acibechería aquí

Rosa Un toque de canela aquí

Cristina Comemos a las 3 aquí

Dolors Hi ha bruixes a la cuina aquí

¡Feliz miércoles a tod@s!

Para una cantidad impresionante

pero no sobrarán

150g de harina

275g de huevos enteros

1CS** de azúcar blanquilla

La piel rallada de un limón ecológico o sin tratar

50g de mantequilla***

250ml de agua filtrada

1 pizca de sal

Azúcar para rebozar los buñuelos

Aceite de semilla de uva para freír

Calentamos el agua filtrada con la sal, la cucharada de azúcar, la piel de limón rallada y la mantequilla en un cazo de acero.

Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y añadimos la harina de golpe, mezclando con una espátula de madera hasta que la pasta se despegue de las paredes del cazo.

Apartamos del fuego y pasamos la masa en un bol grande, donde la vamos trabajando un poco con la espátula para que se enfríe y tome consistencia.

Añadimos los huevos de uno en uno, esperando que el primero esté perfectamente integrado antes de integrar el siguiente.

Al final obtenemos una masa lisa que pasaremos en una manga pastelera con boquilla lisa y grande para que se enfríe. Reservamos en la nevera (yo preparé la masa de un día para otro).

Calentamos el aceite a 160º y vamos echando pequeñas porciones de masa en el aceite.

Vamos moviendo los buñuelos para que se hagan por todas partes y queden bien dorados.

A medida que están listos, los vamos sacando del aceite con la araña y pasándolos en papel absorbente para que suelten el aceite.

Cuando estén un pelín enfriados, los rebozamos con azúcar y los pasamos a la fuente de servicio.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*  Del libro Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca

** CS: Cuchara Sopera

*** La receta original lleva 100g de mantequilla pero con 50g la receta salió muy buena y no notamos diferencia en el sabor por este cambio.

Tal vez te apetezca también


6 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Miquel, 15 de noviembre de 2017 Responder

    Que buenos que llegan a ser estos buñuelos, imposible no comerse media docena mínimo.
    Bss

    • Palmira, 16 de noviembre de 2017 Responder

      Media docena si una se pone muy razonable jejeje Es que son irresistibles!

      Peto,
      Palmira

  • Marhya, 15 de noviembre de 2017 Responder

    Dan ganas de llevarse uno. Bueno, en realidad dan ganas de llevarse varios, jajaja. ¡De robarte hasta el plato! Entre la pinta y la hora, no veas cómo apetecen.
    Besos.

    • Palmira, 16 de noviembre de 2017 Responder

      Estos buñuelos son un vicio porque empiezas con uno así, sólo por probar y terminas dándote cuenta que la fuenta está vacía jejeje
      Besos,
      Palmira

  • Cristina P., 15 de noviembre de 2017 Responder

    Te han quedado de lujo Palmira, que delicia de foto, me dan ganas de traspasar la pantalla y comer uno. Un besazo enorme!!!!
    Cristina

    • Palmira, 16 de noviembre de 2017 Responder

      Tu elección ha sido todo un pecado jejeje Deliciosos estos bunyols de vent, no se necesita mucho más para ser feliz, ¿verdad?
      Besos,
      Palmira