CREMA DE CASTAÑAS, JENGIBRE & POMELO ROSA

Aunque el sol y el buen tiempo hayan decidido quedarse con nosotros más de la cuenta este año, ya apetecen cremas y sopas calentitas, ¿verdad?

Ya sabéis que en casa nos encantan y la de hoy es sencilla y a la vez muy sorprendente: el toque de picante cítrico del jengibre y el toque ligeramente amargo del pomelo dan un empujoncito al sabor tan suave casi dulce de la castaña.

En casa, ¿sois más de cremas o de sopas?

Por cierto, os deseo un feliz Castanyada con Castañas, Boniatos y muchooos Panellets!

¡Feliz semana a tod@s!

Para 4 personas

500g de castañas asadas peladas congeladas

600ml de caldo de verduras

200ml de nata ligera (4%MG)

20g de mantequilla

10g de jengibre fresco

Cebollino picado (opcional)

2 pomelos rosas

Sal, pimienta

Calentamos la mantequilla y cuando empiece a hacer espuma añadimos las castañas y el jengibre pelado y cortado en láminas finas con una pizca de sal. Doramos unos 2 minutos y añadimos el caldo de verduras, la nata y un poco de sal. Dejamos que hierva y rebajamos el fuego para dejar cocer unos 20 minutos hasta que las castañas estén bien tiernas.

Cuando así sea, retiramos gran parte del líquido de cocción que reservamos. Vamos triturando con la batidora para obtener una textura muy fina, ajustamos la textura añadiendo poco a poco el caldo que teníamos reservado hasta obtener una textura que nos guste, no muy densa. Comprobamos de sal y reservamos a fuego muy suave.

Mientras se hace la crema, pelamos los pomelos al vivo, quitando todas las partes blancas y conservando sólo los supremos que cortaremos en trozos de bocado.

En el momento de servir, repartiremos el pomelo en los platos y verteremos la crema de castañas caliente por encima. Terminamos decorando con un poco de pomelo troceado, el cebollino picadito y un poco de pimienta al gusto.

Bon profit!

 

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* La receta se inspira de una receta que vi en los talleres online de ichef.

Tal vez te apetezca también


8 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Anna Pigarda, 01 de noviembre de 2017 Responder

    I que encara no hagi sortit de les castanyes cuites al forn??? No les he menjades mai de cap altra manera excepte tipus marron glacé i com no em van agradar gens ja no vaig voler "investigar" més,he,he!! Una crema molt elegant i una bona excusa per incorporar les castanyes en el menú diari. Petonets!

    • Palmira, 06 de noviembre de 2017 Responder

      Les castanyes com més m'agraden són salades. Donen una textura genial a les cremes i com a guarnició amb ametlles són genials!
      Petons i bona setmana!
      Palmira

  • Marhya, 30 de octubre de 2017 Responder

    ¡Qué original! Me has picado la curiosidad, me parece una receta estupenda para sorprender. Hasta para Navidad si hay buenas castañas entonces, que este año está la cosa un poco chunga con la sequía.
    Besos.

    • Palmira, 06 de noviembre de 2017 Responder

      Para la receta he tirado de castañas asadas ecológicas del carrefour (están muy ricas y no saben a conserva y las frescas tienen precios por las nubes!) por lo cual creo que para Navidades se podría preparar, en chupitos queda de lujo :o)
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • rosa, 30 de octubre de 2017 Responder

    me encantan las cremas y esta de castañas se vé deliciosa
    besitosss
    rosa

    • Palmira, 06 de noviembre de 2017 Responder

      Las cremas de castaña tienen una textura suave que me encanta! Y las veo tan reconfortantes que da gusto!!
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Cuca, 30 de octubre de 2017 Responder

    Cuesta un poco meterse en platos de cuchara con las temperaturas de las que disfrutamos aunque estamos en la mejor época para preparar cremas. Esta me ha resultado muy original ¡me encantaría probarla! ¡Besos mil!

    • Palmira, 06 de noviembre de 2017 Responder

      Se nota que tenéis mejor clima que en París jejeje Aquí ya apetecen platos de cuchara por muchos días de sol que tengamos en comparación con años anteriores :o) Pero no te preocupes que dentro de nada echaremos en falta el sol y el calor, ya con el cambio de hora cambian las cosas, ¿verdad?
      Besos y feliz semana,
      Palmira