Mermelada de plátano, ron y especias (5)

Mirando las últimas recetas que he subido al blog, me doy cuenta que llevo varios meses sin compartir con vosotros ninguna receta de mermelada. Y después de la fiebre “mermeladera” del verano pasado, hemos seguido preparando nuevas y antiguas recetas para llenar la despensa. Si queréis verlas, están aquí.

 

Hoy os traigo una mermelada tremendamente golosa, suave y perfumada, aromática y yo creo bastante original. La combinación de ron y plátano es un clásico pero nunca había visto ninguna mermelada parecida.

 

Sin duda, está entre las mermeladas favoritas de mi marido… ¡y de mi suegro! Es muy sencilla de preparar y además con ella podemos preparar ricos yogures, pronto os subiré otra receta…

 

Como siempre las he pasteurizado con la olla presión como lo explico aquí para que se conserven de manera óptima pero si sólo preparáis una pequeña cantidad, la podéis conservar tal cual en la nevera. Si os animáis, no os defraudará.

 

MERMELADA DE PLÁTANO, RON Y VAINILLA

Para unos 5/6 potes dependiendo del tamaño

 

1,5 kg de plátanos pelados (unos 2 kg con la piel)

200g de zumo de naranja

550g de azúcar moreno*

2 ramitas de canela

1 vaina de vainilla

15 cl de ron**

 

Pelamos los plátanos y los cortamos en rodajas no muy finas.

Pasamos por la batidora unos 500g de estos plátanos hasta transformarlos en un puré fino.

Mezclamos conjuntamente las rodajas de plátano, el puré de plátano, el zumo de naranja y el azúcar moreno con la canela y la vainilla.

Lo tapamos con papel film y dejamos un par de horas (o una noche completa en la nevera) hasta que el azúcar forme un almíbar con la fruta.

Vertemos esta mezcla en un caldero para mermeladas y ponemos a fuego vivo hasta que rompa a hervir.

Removemos constantemente para que la mermelada no se nos queme.

No es necesario espumar ya que no se forma espuma en esta mermelada.

Dejamos cocer unos 7 minutos y probamos el punto con la prueba del platito***.

Añadimos el ron y mantenemos la ebullición unos 2 minutos más, mezclando sin parar.

Cuando la mermelada esté en su punto, la vertemos todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos por lo menos 48h antes de pasteurizar**** la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así te durarán 2 o 3 años… ¡si no te las comes antes!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Para la mermelada de plátano, suelo usar azúcar moreno normal ya que el plátano tiene una textura muy densa y la mermelada “cuaja” naturalmente muy bien con poca cantidad de azúcar

** La cantidad de ron se puede adaptar al gusto de cada uno, en este caso le da un puntito de sabor pero cuesta saber si no lo sabes que la mermelada contiene ron.

*** La prueba del platito

Ya sé que existen varios métodos serios para averiguar si la mermelada está lista o no. Pero a mí, la que más me gusta, es la que suele usar mi abuela: cuando se empieza a preparar la mermelada, se pone un platito en el congelador y cuando se quiera averiguar si la mermelada está en su punto, se vierten una o dos gotas de mermelada sobre el platito. Si se corren en el plato, hay que añadirle algún tiempo de cocción. Si se aguantan, esto significa que la mermelada está lista.

Pero nunca hay que olvidar que todas las frutas no “cuajan” de la misma manera, o sea que la mermelada de fresa nunca será naturalmente tan firme que la de plátano por ejemplo.

 

*** Pasteurizar mermelada casera – El método en imágenes está aquí.

Suelo usar menos azúcar en mis mermeladas que en las recetas clásicas. Para que me duren meses (¡e incluso años!) a pesar de esto, siempre las esterilizo. ¿Cómo? Es muy sencillo: en la olla presión, 5 minutos al 2. ¡Y ya está! Así las puedo conservar varios años: algunas que se habían escondido incluso me duraron 3 años (más la verdad es que no lo sé porque ¡¡¡nunca he tenido mermeladas que duren tanto!!!).

 Assiettebis.png