PLATIJA AL HORNO CON BERBERECHOS


La platija es un pescado muy bien de precio que tiene la enorme ventaja de no tener espinas escondidas como dice Polyanna, va de frente :o)

Con unos berberechos y un poco de limón podemos tener listo en un momento un delicioso plato de pescado sin apenas ensuciar la cocina, lo que se agradece estos días que tenemos que apechugar si o si con las 14 comidas semanales.

¿Soléis cocinar platija? ¿Tenéis alguna receta en particular que os gustaría compartir con nosotros?

¡Feliz semana a tod@s!

PLATIJA AL HORNO CON BERBERECHOS

Para 3/4 personas

1 platija por persona si son pequeñitas o una grande para compartir

500g de berberechos frescos, limpias sin arena

15 + 25g de mantequilla

½ limón ecológico pasado por agua

1 escaloña grande

1cc* de aceite de oliva

Piment d’Espelette

La receta no tiene mucho misterio: en una fuente honda apta para horno. Vertemos 2mm de agua del tiempo. Por encima colocamos las platijas, procurando que no se solapen. Ponemos un poco de Piment d’Espelette y repartimos los 15g de mantequilla por encima del pescado.

Cortamos el limón en rodajas muy finitas y las colocamos por encima.

Horneamos las platijas unos 12 minutos sin son pequeñas (o más si es una grande) a 185º con calor ventilado.

Mientras, en una sartén grande salteamos la escaloña picadita con el aceite de oliva y antes de que empiece a tomar color, cocemos los berberechos al vapor, poniendo una tapa por encima. Tardaremos unos 2 o 3 minutos. Es importante que no se hagan mucho ya que después los añadiremos a la fuente con el pescado.

Colamos los berberechos, les quitamos la cáscara (guardamos unos enteros para decorar el plato) y pasamos por un chino de  malla fina el agua de cocción.

Cuando el pescado está cocinado, lo reservamos tapado para que no se enfríe con los berberechos y recuperamos sus jugos de cocción.

En un cazo pequeño a fuego fuerte juntamos el jugo de los berberechos con el de las platijas y añadimos los 25g de mantequilla reservados batiendo con las varillas para obtener una salsa untuosa. Terminamos rematando con un poco de Piment d’Espelette al gusto de cada uno.

Servimos sin esperar las platijas y sus berberechos, terminando con un poco de salsa por encima.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Tal vez te apetezca también


8 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • victoria e, 23 de marzo de 2020 Responder

    No conozco ese pescado,pero la preparación se puede adaptar a otro similar..........super rico
    Besitos y Cuídate¡¡¡¡

    • Palmira, 25 de marzo de 2020 Responder

      Es una idea base que da mucho juego, con el pescado que tengamos a mano y de temporada, todavía mejor!
      Besos y cuidaros mucho,
      Palmira

  • Marhya, 23 de marzo de 2020 Responder

    Tiene que estar buenísimo. Y hace un montón que no como berberechos. jo, ya se me ha antojado. Pero tendrá que esperar al menos a todos estos días.
    Besos.

    • Palmira, 25 de marzo de 2020 Responder

      Pues si estos días hay que ir haciendo con lo que tenemos aunque te digo que con una lata de berberechos si los echas en el último momento sale un pescado rico, rico.
      Besos y cuidaros mucho,
      Palmira

  • la cuisine dePoupoule, 23 de marzo de 2020 Responder

    Humm ton poisson cuisiner ainsi doit être divin
    Bonne journée
    Bisous

    • Palmira, 25 de marzo de 2020 Responder

      Délicieux et très rapide à préparer!
      Prenez bien soin de vous!
      Palmira

  • ANA, 23 de marzo de 2020 Responder

    Totalmente de frente, jejeje, es que las espinas a veces no se ven y luego cuando te las encuentras es tarde.
    Una receta rica que tal como la presentas se ve un plato festivo.
    Cuidaros mucho. Besos.

    • Palmira, 25 de marzo de 2020 Responder

      Ainsss es que el tema del pescado y de las espinas, las cosas que te podría contar de mi hermano sobre el tema jajaja
      Queda un plato de domingo por lo menos y eso sin estarse horas en la cocina lo que algún que otro día también se aprecia!
      Besos y cuidaros mucho,
      Palmira