CELEBRANDO EL VERANO Y GUARDÁNDOLO PARA MÁS TARDE: MERMELADA DE ALBARICOQUES Y CERVEZA

Parece que ayer estábamos horneando polvorones y… ¡ya estamos en verano! El tiempo vuela y preparar mermeladas siempre me da la sensación de guardar un poco de cada momento del año para disfrutarlo en otro :o)

 

Este año por la primera vez en muchos años he podido preparar mermelada de albaricoque, un clásico entre las mermeladas. Leí en alguna revista que es la segunda mermelada que más gusta después de la de fresas.

 

En el blog ya tenéis la más clásica que siempre preparamos, la de albaricoques y falsas almendras. Y este año, queríamos inventarnos algo nuevo con los albaricoques y los combinamos con… ¡cerveza!

 

La combinación de sabores es muy rica y el resultado como me gusta: no se nota el sabor de la cerveza pero el sabor del albaricoque gana mucho en profundidad.

 

Si tenéis albaricoques a mano y a buen precio, no lo dudéis y lanzaos para preparar esta mermelada.

 

¡Feliz semana a todos!

CELEBRANDO EL VERANO Y GUARDÁNDOLO PARA MÁS TARDE: MERMELADA DE ALBARICOQUES Y CERVEZA

MERMELADA DE ALBARICOQUES Y CERVEZA

Para unos 8/9 botes

 

1,850kg de albaricoques preparados

1,150 kg de azúcar para mermeladas

650ml de cerveza rubia

3 sobres de pectina para mermeladas

 

Empezamos triturando 400g de albaricoques para obtener un puré algo grueso. Mezclamos con los albaricoques cortados por la mitad si son muy grandes y el azúcar. Dejamos que el azúcar se funda un par de horas y mezclamos 2 o 3 veces durante este tiempo. (Lo podemos preparar de un día para otro dejándolo en la nevera, tapado con un papel film).

Vertemos esta mezcla en un caldero para mermeladas y ponemos a fuego vivo hasta que rompa a hervir.

Removemos constantemente para que la mermelada no se nos queme.

Dejamos cocer unos 7/8 minutos después del hervor y probamos el punto con la prueba del platito*. En este momento podemos añadir la pectina según las indicaciones del paquete si la vamos a usar.

Hervimos 2 minutos más y añadimos la cerveza. Hervimos un minuto después de que haya desparecido la espuma y ya podremos verter la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos 48h antes de pasteurizar** la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así duran varios años, ¡si no te las comes antes!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La prueba del platito

Para saber más acerca de mermeladas y como conseguir que te salgan perfectas puedes pinchar aquí.

Ya sé que existen varios métodos serios para averiguar si la mermelada está lista o no. Pero a mí, la que más me gusta, es la que solía usar mi abuela: cuando se empieza a preparar la mermelada, se pone un platito en el congelador y cuando se quiera averiguar si la mermelada está en su punto, se vierten una o dos gotas de mermelada sobre el platito. Si se corren en el plato, hay que añadirle algún tiempo de cocción. Si se aguantan, esto significa que la mermelada está lista.

Pero nunca hay que olvidar que todas las frutas no “cuajan” de la misma manera, o sea que la mermelada de fresa nunca será naturalmente tan firme que la de plátano por ejemplo.

 

** Pasteurizar mermelada casera

Suelo usar menos azúcar en mis mermeladas que en las recetas clásicas. Para que me duren meses (¡e incluso años!) a pesar de esto, siempre las esterilizo. ¿Cómo? Es muy sencillo: en la olla presión, 5 minutos al 2. ¡Y ya está! Así las puedo conservar varios años: algunas que se habían escondido incluso me duraron 3 años (más la verdad es que no lo sé porque ¡¡¡nunca he tenido mermeladas que duren tanto!!!).