Patatas rellenas de musgo de Irlanda y salmón ahumado (7)

Aunque parezca mentira, ya vamos por la 5º entrega del reto algas 2013… Hoy os traigo otra alga, tal vez menos conocida que el wakamé o el nori, el musgo de Irlanda. Es una alga que desconocía hasta hace poco, pero gracias a las algas que me hicieron llegar desde Porto-Muiños he ido ampliando horizontes (¡muchas gracias por la información y estos deliciosos productos!).

 Retoalgas600ccm

La particularidad del musgo de Irlanda, según lo que notamos en casa, es su increíble poder espesante, si lo usamos en un guiso de legumbres por ejemplo, el jugo queda denso y espesito sin que se note sabor a algas. En cuanto a textura, es bastante más cartilaginosa que otras algas, pero si la trituramos finita, aporta textura sin ser difícil de masticar. En casa nos gustó mucho y seguiremos investigando con ella porque el tema de adensar sin féculas o harinas nos has gustado mucho.

 Patatas rellenas de musgo de Irlanda y salmón ahumado (4)

Para que los poco amantes de las algas os vayáis animando, la receta de hoy es una adaptación de un clásico, las patatas rellenas que además de dar mucho juego en la cocina suelen gustar a todos. Después de asar las patatas (¡las de primavera son las mejores!), las hemos rellenado con una mezcla de salmón ahumado y de musgo de Irlanda cocido y triturado finito. El resultado, riquísimo y lo mejor es lo bien que mantiene su forma el relleno gracias a las propiedades del musgo de Irlanda.

 

Os dejo con la receta del mes y aquí encontraréis muchas más ideas con algas.

 Patatas rellenas de musgo de Irlanda y salmón ahumado (3)

PATATAS RELLENAS DE MUSGO DE IRLANDA

Y SALMÓN AHUMADO

Para 3/4 personas

 

8 patatas medianas (si pueden ser de las tiernas de primavera mejor)

10g de musgo de Irlanda deshidratado

50g de salmón ahumado

1cc* de aceite de oliva

Sal, pimienta blanca

 

Empezamos con las algas. Ponemos en remojo durante 5 minutos el musgo de Irlanda en un bol grande (¡cuidado que multiplica su volumen por 4 por lo menos al rehidratarse!). Al cabo de este tiempo, lo aclaramos con abundante agua y lo cocemos en agua hirviendo durante 25/30 minutos. Escurrimos bien, y lo picamos muy finitos (yo suelo usar la picadora de la carne, que viene genial para su textura ligeramente cartilaginosa). Reservamos.

 

Mientras tanto, vamos con las patatas. Calentamos el horno a 180º.

Con un cepillo, limpiamos las patatas hasta que ya no tengan tierra. Con la ayuda de una cuchara parisina o de un cuchilla pequeño, quitamos el corazón de la patata dejando como 1 cm por cada lado de patata.

Con la ayuda de una brocha, pasamos un poco de aceite de oliva por las patatas ahuecadas y las vamos colocando en una fuente. Horneamos durante 20/25 minutos, pinchando para comprobar que están tiernas al cabo de este tiempo y de no ser así pues las dejamos un poco más en el horno.

 

Mientras se asan las patatas, ponemos a hervir agua y cocemos lo que hayamos quitado anteriormente de las patatas hasta que estén bien tiernas. Colamos conservando un poco de agua de cocción y reservamos.

Con un tenedor, chafamos bien las patatas hasta obtener un puré, añadiendo un poco de agua de cocción para que no quede demasiado denso. Añadimos el salmón ahumado cortado en trocitos muy pequeños y el musgo de Irlanda triturado. Mezclamos bien y ajustamos de sal y pimienta a nuestro gusto.

Con cuidado de no quemarnos, rellenamos las patatas asadas con el “puré” de salmón y algas y horneamos 10/15 minutos más para que se acaben de dorar las patatas.

Servimos calientes o templadas, con una buena ensalada o para acompañar un lomo de salmón asado.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Assiettebis.png