UNA IDEA DISTINTA PARA EL APERITIVO: CRUJIENTES DE COL KALE

Para empezar la semana, ¿qué os parece algo para picar? Y que seguro daría para hablar…

 

Seguro que a estas alturas muchos ya habréis oído hablar de la col kale y de sus grandes virtudes para la salud… He comido en varias ocasiones ya que suele venir con regularidad en nuestra cesta de verduras. Aun así sigo sin comprender su éxito ya que se parece a varias coles locales de muchos sitios.

 

Claro que cuando toca cocinarla tengo que echarle imaginación… La última vez la preparé en forma de crujientes, muy ricos y sorprendentes. Así presentado, el ramo gigante de col desapareció en unos minutos…

 

Tengo que reconocer que el tema de masajear la col kale me dejaba bastante perpleja pero sin ha dado buenos resultados así que seguro que repetiré la próxima vez que la cocine para darle una textura más suave que no se nos atraganta!

 

Os dejo con la receta y os deseo a tod@s una ¡muy feliz semana!

 

Un día como hoy hace…

… 1 año: Bizcocho de Plátano, Chocolate, Limón & Aceite de Oliva

… 2 años: Bizcocho de Cacao & Ricotta de Benedetta

… 3 años: Scones de Wakamé & Almendras (sin mantequilla)

… 4 años: Mermelada de Plátano & Chocolate

… 5 años: Sopa con Albóndigas de Castaña

… 6 años: Magdalenas saladas de Mollejas de Pato & Ciruelas Pasas

… 7 años: Pastel de Queso Ligero con sus toquecitos Crujientes de Limón

UNA IDEA DISTINTA PARA EL APERITIVO: CRUJIENTES DE COL KALE

CRUJIENTES DE COL KALE

Para un bol pequeño

50g de col kale, sólo las hojas sin las partes duras, limpia y escurrida

1 pizca de flor de sal

1cc* de aceite de oliva

Calentamos el horno a 180º con calor ventilado y forramos una bandeja de horno con una base de silpat o de teflón.

Cortamos la col kale en trocitos de tamaño bocado y los pasamos en un bol grande con el aceite y la pizca de sal. Con ganas, masajeamos la col hasta que se ablande, notaréis como a perdiendo volumen. Es indispensable para que quede blandita.

Repartimos en una sola capa los trocitos de col kale y horneamos unos 8/12 minutos, dependiendo de vuestro horno. Veréis que las hojas se vuelven casi transparentes y están crujientes, tendréis que estar vigilando los últimos minutos porqué pasan de crujientes a quemados ¡en cuestión de segundos!

Dejamos enfriar unos minutos sobre la bandeja del horno antes de pasar al plato de servicio.

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café