¡Qué ilusión cuando vi el cartero el martes por la mañana con un paquete verde! Me huele a casa y a AIG jejeje

Casi lo abro en el mismo pasillo sin cerrar la puerta pero conseguí controlarme e instalar el chiringuito para poder sacar fotos (el martes fue un día de frío y lluvia impresionante…) decentes.

Con las manos temblando, abro el paquete, lleno de paquetitos verdes…. Qué nervios, qué nervios! Y poco a poco y con una gran sonrisa voy descubriendo mis regalitos…

Me ha gustado todo el contenido del paquete, especialmente las cucharas de bambú tuneadas por Flor y la bota de Navidad de fieltro hecha a mano, me han emocionado, con lo que me gustan a mí las cosas hechas a mano.

Aunque no sé si me voy a atrevar a usar las cucharas… A lo mejor las uso a modo de decoración jejeje

La manopla en forma de cupcake me parece ideal para terminar de decorar el mueble de la cocina, llevaba días pensando que tendría que ponerle algo… tema resuelto.

Una libreta, todos necesitamos una libreta para ir apuntando nuestras cosas y aquellas recetillas que te dan en cualquier momento sin avisar, ¿verdad? Bueno todos no, especialmente los blogueros :o)

Las pinzas de Papá Noel me han sorprendido mucho ya que el pasado fin de semana estuve buscando algo parecido para terminar unas decoraciones navideñas y no di con nada parecido.

La galleta me hizo sonreír, eran las que una amiga argentina de Barcelona siempre traía para tomar el té… Cuántos bonitos recuerdos en cada bocado.

Y como Polyanna se ha aficionada desde poco a las palomitas, estos envases me vendrán muy bien para darles un toque festivo.

Y el cortapasta me ha dejado impresionada… Los que conocéis mi colección de moldes, sabéis que no es nada fácil dar con uno que no tenga ya!!!! Enhorabuena a Flor por conseguirlo!! Además, éste nunca lo había visto antes!! Me parece genial que venga la plantilla para decorar con el molde, así es mucho más sencillo decorar galletas :o)

Y porqué estamos en época de Navidad, como Flor tenía miedo que si se extraviaba el paquete alguna cosa casera se ponga mala, optó por turrón, el mejor y que a nosotros nos huele a vacaciones y vuelta a casa… El que alimenta el alma :o)

Muchísimas gracias a Flor por sus detalles y todo el mimo que ha puesto en preparar mi paquete, si no conocéis su blog, ya estáis tardando en ir a verlo.

Un saludo para Sandra a quien me tocó sorprender como podéis verlo en esta entrada.

Y muchísimas gracias a Jess por regalarnos un año más la ilusión del AIG :o)

 

Y aprovechando que venía turrón en mi paquete, me recordé de este receta de lomo relleno de turrón y salsa de cava que tenía pendiente publicar desde las pasadas navidades… Es un plato exquisito y resulta bastante bien de precio, especialmente si como yo para preparar la salsa usáis lo que sobra de una botella de cava abierta un par de días antes. Y si no tenéis cava, la salsa con vino blanco seco queda muy rica también.

Esta receta forma parte de mi propuesta de Menú Navideño para Presupuestos Ajustados, pero si buscáis más ideas, no dudéis en ir a ver todas mis propuestas de menús para las fiestas.

 

¡Feliz fin de semana a todos!

ASADO DE LOMO RELLENO DE TURRÓN CON SU SALSA DE CAVA

Para 4 comensales

 

Un lomo de cerdo de unos 600g, abierto por el carnicero para poder rellenarlo

120g de turrón de Alicante cortado en láminas de ½ centímetro

20cl de cava brut (o de vino blanco seco)

3CS* de nata líquida

1 cebolleta cortada en daditos muy pequeños

Sal, pimienta

Una pizca de nuez moscada

Aceite de Oliva

 

Abrimos el lomo de cerdo y lo salpimentamos por dentro y por fuera. En la parte interior, espolvoreamos con una pizca de nuez moscada.

Colocándonos en la parte más pequeña del lomo, ponemos una lámina de turrón del ancho del lomo y lo envolvemos con la carne, repetimos con más turrón hasta que se nos acabe.

Con hilo de cocina, atamos bien el asado para que no se escape el turrón mientras lo cocinamos.

En una cazuela de fondo grueso, calentamos un poco de aceite de oliva y doramos por todos los lados el lomo atado. Cuando ya tengo color, lo reservamos en un plato.

Quitamos la grasa que haya podido soltar la carne y doramos la cebolleta.

Cuando empiece a tomar color, vertemos el cava, damos un hervor y volvemos a poner la carne en la cazuela con el jugo que haya soltado, bajamos el fuego al mínimo y tapamos. Dejaremos cocer unos 30/40 minutos dependiendo de cómo nos guste la carne de cerdo, comprobando que tengamos salsa a lo largo de toda la cocción.

Al cabo de este tiempo, pasamos el asado en una tabla para cortarlo en rodajas y mientras tanto reducimos a fuego fuerte la salsa con la nata líquida hasta que espese un poco.

Servimos la carne caliente y la salseamos con el fondo de cocción.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera