Copie de Petits Pains Doux au Citron (13)

Darle de comer al Señor B. (nuestra masa madre) cada mañana forma parte de los rituales del día a día que me encantan.

 

Lo que no me gusta tanto es que a veces no necesitamos pan (o el congelador está lleno, o no tenemos tiempo de prepararlo) y me da pena tirar la parte de esta valiosa masa madre que no vamos a alimentar.

 

Así que a menudo uso estas “sobras” de masa madre para preparar pizza o tarta, recetas sencillas que siempre tienen mucho éxito. Pero a veces me permiten hacer unos experimentos en pequeña cantidad para investigar cosas que me intrigan. Copie de Petits Pains Doux au Citron (19)

Mis últimas investigaciones estaban entorno al tema de ¿cómo hacer pan suavecito con masa madre pero sin grasas y sobretodo que alimenten y sacien mucho tiempo?

Después de unas cuantas pruebas, nos pusimos de acuerdo en casa para decir que esta era LA receta que buscábamos: unos panecillos muy suaves, con una masa ligera pero más prieta que los típicos bollitos… que sacian horas y con un sabor totalmente inhabitual en un pan: el toquecito del limón aportado por el azúcar perfumado que preparamos.

¡Una delicia para cualquier hora!

Copie de Petits Pains Doux au Citron (10)

PANECILLOS SUAVES DE LIMÓN

(CON MASA MADRE)

Para 4 panecillos

 

60g de masa madre

200g de harina

50g de azúcar de limón

1 huevo entero + leche desnatada = 120g

1 pizca de sal

1CS* sirope de agave

1CS* leche


Diluir la masa madre con la leche tibia.

Añadir el huevo batido, el azúcar de limón y batir perfectamente con unas varillas.

Cuando la preparación esté lisa, ir añadiendo la harina y la sal.
Amasar con ganas unos 5 minutos hasta que la masa esté suave y lisa, sin pegar.

 

En un bol grande, ligeramente untado con aceite, coloca la masa y dale la vuelta en el aceite para que no se seque. Tapa con un trapo limpio y deja en reposo 2 horas en un lugar caliente (o hasta que la masa haya duplicado su volumen).

 

Formar 4 panecillos de la forma que te guste más (yo los prefiero en trenzas pero mi marido en bollito redondo…) y colócalos sobre una hoja de teflón sobre la bandeja del horno.

 

Déjalos en reposo el tiempo que el horno se caliente a 210°.

Si no lo quieres hornear de inmediato, los puedes conservar en la nevera tapados.

Con un pincel, untar los panecillos del sirope de agave mezclado con la leche.

Hornear 15 minutos a 210°.
Bajar la temperatura del horno a 160° y cocer unos 10 minutos más hasta que estén bien dorados.

Deja enfriar en una rejilla.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* CS: Cuchara SoperaAssiettebis.png