Sopa miso sencilla (14) - copia

Creo que la sopa que me parece más reconfortante en invierno es una sencilla y clásica sopa de miso, porqué además de hacerme sentirme bien cucharada tras cucharada está entre las cosas más ligeras y sanas que podemos comer para combatir el frío.

 

Tardé mucho en descubrir la cocina con miso pero desde que lo probé, es un básico de la despensa (o mejor dicho, de la nevera) que sirve para muchas cosas, una vinagreta, aliñar unas verduras antes de hornearlas o… ¡preparar caldos ricos en tan poco tiempo como calentar el agua para el té!

 

Es una receta muy versátil que se puede tunear al infinito, se puede ir cambiando de verduras a lo largo del año (y de miso, algunos son más “de invierno” y otras más “de verano”) pero lo que si siempre uso son las setas shiitakés deshidratadas y el jengibre, ya que cuando no pongo el uno o el otro Polyanna dice que no me ha salido tan rica :o)

 

Las sopas con miso no se suelen recalentar ya que pierde sus propiedades al hervir y parte de su sabor, así que casi como los soufflés, cuando está lista la sopa, ¡a disfrutar sin esperar!

 Y si os gusta el miso, pues no dudéis y preparad también la crema de zanahorias y miso.

 concurso-recetas-sanasmargot

Con esta receta participo en el Concurso de Recetas Sanas que organiza Margot, que todos conocéis ya :o) y con la colaboración de Nútrim, Cook&World Health y Hoy del DÍA.

 

¡Feliz fin de semana todos!

 Sopa miso sencilla (9) - copia

NUESTRA SOPA DE MISO

Para 3/4 personas

 

1CS* de alga wakamé

1,5 l de agua filtrada

8 setas shiitaké deshidratadas

1 trocito de jengibre fresco del tamaño de medio pulgar

1 cebolla grande

2 zanahorias medianas

1 calabacín mediano

4CS* de miso rojo**

 

Con agua caliente, dejamos remojar el wakamé unos 15 minutos para que se ablande. Al cabo de este tiempo, lo colamos y lo cortamos en trocitos. Reservamos.

Calentamos el agua con las setas shiitaké y el jengibre cortado en láminas finas con su piel, cuando hierva, bajamos el fuego y tapamos. Dejamos cocer 15 minutos.

Mientras tanto preparamos las verduras. Pelamos la cebolla y la cortamos en daditos pequeños. Pelamos las zanahorias y las cortamos en daditos del mismo tamaño que la cebolla. Limpiamos el calabacín y lo cortamos igual que las zanahorias. Reservamos.

Sacamos las setas del caldo y las dejamos enfriar. También quitamos el jengibre y lo tiramos.

Echamos en el caldo las verduras preparadas. Dejamos hervir a fuego medio unos 10 minutos.

Cortamos las setas en trocitos pequeños y los añadimos a la sopa, cocemos 10 minutos más o hasta que todas las verduras estén tiernas (cuanto más pequeñas se corten, antes tenemos la sopa lista).

En este momento, añadimos el wakamé cortado y dejamos cocer 5 minutos más.

En un cuenco pequeño, ponemos el miso y añadimos un cazo de sopa caliente. Mezclamos bien para diluir el miso en el caldo y lo volvemos a la sopa que ya tendremos fuera del fuego, mezclamos bien y ajustamos de miso si fuera necesario, siempre diluyendo el miso en caldo caliente antes de añadirlo a la sopa.

Servimos bien caliente y ¡a cuidarnos!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: cuchara sopera

** Os aconsejo si no estáis acostumbrados a usar miso a empezar con una cucharada sopera e ir añadiendo las siguientes después de haber probado.

Assiettebis.png