UNA RECETA INSPIRADA EN EL MAR PARA CAMBIAR: MEJILLONES CON SALSA DE CURRY Y MANZANA

Siempre que pongo al día los índices de recetas del blog me sorprende la poca cantidad de recetas de pescado. Y eso que comemos pescado 2 o 3 veces a la semana. Pero la mayoría de veces, suele ser al horno o a la plancha.

Aun así de vez en cuando, me apetece cambiar un poco y salen recetas como la de hoy. La receta no tiene mucha complicación pero nos ha gustado mucho la combinación de manzana y curry con los mejillones.

 

Y la salsa estaba para mojar pan, siendo además ligera y apta para personas a dieta o que se quieren cuidar un poquito más.

 

Os dejo ya con la receta, el sábado Polyanna cumple años y tengo un millón de cosas por acabar antes de que lleguen sus amiguitos en casa. ¡Feliz miércoles a tod@s!

UNA RECETA INSPIRADA EN EL MAR PARA CAMBIAR: MEJILLONES CON SALSA DE CURRY Y MANZANA

MEJILLONES CON SALSA DE CURRY Y MANZANA*

Para 4 personas

 

1,6kg de mejillones

4cc** de Curry Corsaire de Roellinger (podéis usar el curry que más os guste o el que tengáis en casa)

300ml de vino blanco

1 manzana ácida tipo granny Smith

1 cebolla mediana

1 escaloña

1 diente de ajo

150g de leche de coco

2cc** de aceite de oliva

Un poco de perejil picado

 

Pelamos la cebolla, la escaloña, el diente de ajo y pasamos por agua la manzana.

Chafamos el ajo y cortamos en trozos grandes la cebolla, la escaloña y la manzana.

En una cazuela grande, reducimos el vino blanco a la mitad. Añadimos los mejillones limpios, tapamos y dejamos cocer unos 5 minutos, mezclándolos de vez en cuando. Los pasamos en un colador conservando el jugo de cocción y dejamos que se temple.

Con el aceite de oliva, doramos a fuego suave la cebolla, la escaloña, el ajo y la manzana unos 4 minutos.

Añadimos el curry Corsaire, cocemos un minuto más y añadimos el jugo de cocción de los mejillones colado y sin su arenita. Cocemos unos 15 minutos.

Añadimos entonces la leche de coco y dejamos reducir unos 10 minutos (reducción de 1/3 parte de los líquidos).

Mientras tanto, vamos quitando las cáscaras de los mejillones, reservando unas cuantas bonitas para la presentación.

Trituramos la crema de curry y pasamos por un chino para obtener una textura muy lisa.

Calentamos a fuego suave pero sin hervir y añadimos los mejillones unos minutos para que se calienten pero sin cocinarse de nuevo.

Servimos en unos platos hondos, decorando con los mejillones en su cáscara y decorando con un poco de perejil picado.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Receta inspirada del libro La Cuisine Corsaire Epices Roellinger Carnet nº02.

** cc: cucharita de café