Callos a la milanesa (10) - copia

Hoy os traigo una receta que puede sorprender en el blog ya que tiendo más a comer cereales y verduras que carne, pero cuando hablamos de carne, pues me parece importante aprovechar todo lo que pueda ofrecernos el animal de cosmetible…¡aunque prefiero un plato vegetariano a un plato de callos, que conste!

 

Así que hace unos días, estaba a punto de preparar unos callos a la madrileña cuando me recordé que a los milaneses y a los lombardos, años atrás se les llamaba busecconi… porque eran grandes comedores de busecca, o sea, de callos.

 

Así que me fui al ordenador y después de mirar decenas de recetas, acabé preparando mi versión de los callos alla milanese, un manjar para quienes les guste este tipo de platos. Yo no soy muy fan pero el señor de la casa repitió hasta terminar la olla… creo que le gustó :o) Y tengo que decir que la combinación de aromáticas y especias de la salsa nos encantó con los garbanzos. La salsita estaba para mojar pan y más pan jejeje

 

Además me dio gracia que entre los ingredientes aconsejaran usar alubias españolas, que serían las de granja pero que por aquí son muy difíciles de encontrar, por lo cual usé… ¡alubias italianas!

Callos a la milanesa (4) - copia

CALLOS A LA MILANESA

Para 3/4 personas

 

500g de callos cocidos (bien limpios y en la olla rápida al 2 durante 30 minutos con ½ cebolla y 1 zanahoria con abundante agua)

1cc* de aceite de oliva

1 zanahoria grande

1 cebolla grande

1 rama grande apio

100g de jamón curado en tiritas finas

200g de alubias cocidas (yo usé cannellini)

2 bayas de ginebra

3 clavos de olor

4 hojas grandes de salvia + 2 hojas para terminar el plato

4CS** de salsa de tomate

Sal, pimienta negra

Un poco de parmesano rallado, para servir

 

Pelamos las verduras y las picamos muy finitas (con la picadora de la carne).

Calentamos el aceite en una cazuela grande y doramos el jamón un par de minutos. Añadimos las verduras picaditas y sofreímos un par de minutos más con una pizca de sal.

Añadimos los clavos de olor, la salvia y las bayas de ginebra y mezclamos un par de minutos más.

Añadimos los callos cocidos y cortados en tiras no demasiado grandes y las rehogamos bien.

Añadimos la salsa de tomate y un poco de agua bien caliente, sin llegar a cubrir. Tapamos y cocemos a fuego lento durante 1 hora larga.

Comprobamos de sal y pimienta y añadimos las alubias, las integramos bien al guiso y añadimos la salvia sobrante picadita.

Mezclamos y servimos bien caliente, espolvoreado con un poco de queso parmesano y con un buen pan casero para disfrutar de la salsita :o)

 

Bon profit!


Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

 Assiettebis.png