Crumpets de masa madre (6) - copia

La mayoría de preguntas que recibo acerca del blog se refiere a los yogures caseros o a la masa madre, porque no sube, porque está dura y de si es necesario o no alimentarla a diario (o como mínimo mínimo una vez a la semana). En mi opinión es necesario porque si no es así toma un sabor ácido que no suele gustar.

 

Pero en casa, obviamente no se hornea pan cada día y tampoco se tira nada por lo cual, cuando no preparo tortitas o blinis aquel día, guardo la parte sobrante en la nevera en un pote de cristal tipo mermelada.

 

Cuando una está criando una masa madre en casa, siempre está buscando ideas nuevas para usar la parte que a diario no alimenta (si, si, insisto, es mejor darle de comer de manera diaria). El otro día me apetecían unos crumpets porque habíamos comentado un par de días antes que llevábamos mucho tiempo sin ir a Londres (y sin planes tampoco para ir allí otra vez).

Así que hice lo más sencillo, traer Londres en nuestra cocina :o) Y me recordé de una receta de crumpets con masa madre que tenía en mi lista de pendientes. Así que me puse manos a la obra y media horita después desayunábamos estos deliciosos crumpets.

 

Se suelen tostar pero recién hechos, tal cual estaban perfectos con miel, mantequilla y mermelada de fresas y rosas.

 

Os aconsejo no preparar más masa en cada tanda, ya que el efecto del bicarbonato dura poco y si se prepara más los últimos crumpets no se parecen a crumpets.

 

Se congelan muy bien y basta con ponerlos directamente congelados en la tostadora para tener una merienda de lujo.

 

Y para explicaros el título, esta entrada se la dedico a mi prima Esther a quien regalé un poco del Señor B. las pasadas Navidades, que lo está cuidando muy bien pero… ¡todavía no se ha atrevido a preparar pan! Así a lo mejor te animas sin miedo :o) Petonets, maca!

 Crumpets de masa madre (11) - copia

CRUMPETS (CON MASA MADRE)

Para 8 crumpets de unos 7/8 cm de diámetro

Adaptada de esta receta

 

200g de masa madre firme

70g de agua templada

½ cc* de sal fina

1cc * de azúcar rubio

½ cc* de bicarbonato

Un pelín de aceite para la sartén

 

Mezclamos muy bien la masa madre con el agua hasta obtener una textura muy lisa y sin grumos.

Añadimos la sal y el azúcar y batimos con varillas para que la masa quede muy homogénea.

Calentamos una sartén de tipo blinis y la untamos con un pelín de aceite con la ayuda de una brocha. Cuando esté bien caliente, añadimos en la masa la ½ cc* de bicarbonato, batimos bien (veremos que la masa empieza a soltar burbujas y más burbujas) y vamos rellenando los hoyos de la sartén.

Bajamos el fuego y dejamos cocer 6 minutos aproximadamente, hasta que la superficie del crumpet esté casi seco.

Le daremos la vuelta 1 minuto más** y dejaremos reposar sobre una rejilla de repostería.

Seguiremos así hasta que no nos quede masa, que en casa nos sirve para 2 tandas de 4 crumpets en una sartén de blinis.

Ya están listos para ser untados con lo que más os guste, dulce o salado.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles 

*cc: cucharita de café

**Normalmente los ingleses no les dan la vuelta a los crumpets ya que se suelen tostar antes de comer. Pero como en casa recién sacados de la sartén los comemos, así me ahorro sacar la tostadora.

Assiettebis.png