Brioche de chocolate con leche y naranja con masa madre (1)

El olor de este brioche era tan embriagador que tan solo verlo todos nos sentamos en la mesa para desayunar (yo desde la noche anterior con la casa oliendo ya no podía esperar más jejeje) y… ¡se me olvidó sacar fotos!

 

Así que antes de que comiéramos las últimas migas, saqué la cámara y clic clic y seguimos comiendo…

 

Este brioche es una manera diferente de usar masa madre, me han conquistado el sabor y la textura, además de resultar una brioche saciante lo que no suele ser habitual con otras recetas que usan levaduras “clásicas”. Y podéis ver que la masa queda esponjosa y tan aireada con sólo masa madre… ¡un pequeño milagro! ¿no os parece?

Brioche de chocolate con leche y naranja con masa madre (14

 

Lleva sus tiempos de levado pero cuando hablamos de masa madre, tampoco tenemos que estar tan pendientes como con levaduras clásicas ya que no se os pasará porque salís a jugar al parque con los niños o a hacer la compra de la semana.

 

Si no estás “criando” a una masa madre en casa, pues setiembre es el mes perfecto para crear una masa madre ya que los calores sofocantes han pasado y que las temperaturas suaves te permiten obtener en pocos días tu propia masa madre.

 

Os dejo con la receta y os deseo un feliz finde a todos :o)

 Brioche de chocolate con leche y naranja con masa madre (9)

BRIOCHE DE MASA MADRE

CON CHOCOLATE CON LECHE Y NARANJA CONFITADA

Para un molde rectangular grande

 

250g de harina

3 huevos medianos

30g de azúcar moreno

1cc* de sal

125g de masa madre

125g de mantequilla pomada

40g de chocolate con leche cortado en daditos

30g de naranja confitada

30g de azúcar perlado

1 huevo batido para pintar

 

En el bol de la amasadora, con la pala de hacer pan, colocamos la masa madre, los huevos ligeramente batidos, la sal y la harina. Encendemos la amasadora (velocidad 1 en el Kenwood de casa) y dejamos amasar hasta que la masa se despegue del bol formando una bola.

Añadimos la mantequilla y seguimos amasando (velocidad 1) hasta que la masa otra vez se despegue del bol. Esta etapa dura entre 20 y 25 minutos, parece que nunca ocurrirá (alguna que otra vez me desesperé pero el éxito de esta masa y la ligereza de la textura dependen de vuestra paciencia) y en un momento dado, como por arte de magia, aparece la bola de masa tan esperada.

Pasamos a un bol grande y tapamos con un paño húmedo y dejamos la masa doblar su volumen. Yo esperé unas 4 horas pero depende mucho de la temperatura que tengamos en casa. En cualquier caso, tardará más tiempo en subir que una masa de pan clásica ya que es bastante más “pesada”.

Con la ayuda de una espátula, separamos la masa en 4 partes idénticas, e incorporamos en cada uno de ellos la mezcla de chocolate/naranja/azúcar perlado (guardando un poco para decorar antes del horneado).

Colocamos las 4 bolas de masa en un molde rectangular, previamente untado con mantequilla si no es de silicona, tapamos con un paño húmedo y dejamos nuevamente la masa doblar su volumen. En casa tardó 3 horas pero a ojo, tendréis que ir vigilando.

 

Calentamos el horno a 180º.

Pintamos el brioche con el huevo batido, espolvoreamos con la mezcla sobrante de chocolate/azúcar perlado y naranja confitada y horneamos unos 20 minutos hasta que tome un bonito tono dorado.

Sacamos del horno, dejamos reposar 10 minutos y dejamos enfriar en una rejilla de repostería (si lo conseguimos…jejeje).

 Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Assiettebis.png