UNA ALTERNATIVA AL RISOTTO CLÁSICO: RISOTTO EXÓTICO DE MEJILLONES Y LECHE DE COCO

Ando muy cabreada desde un par de días porqué overblog quien alberga mi blog lo ha migrado a una nueva versión (pésima por cierto) sin ni siquiera tomarse la pena de avisarme… Parece a primera vista que la parte visible del blog esté bien aunque muchas páginas y enlaces han desaparecido. Y la interfaz para publicar es una pesadilla… Sin mencionar que he perdido los comentarios de los últimos 10 días. Cualquier cosa extraña que veáis, no dudéis en avisarme. Por ejemplo no consigo darle forma a la publicación de hoy, no se pueden añadir colores ni dejar espacios entre líneas…

Bueno pero no estamos aquí para quejarnos así que vamos al grano, de arroz para ser más exactos. Hoy la receta es un risotto pero con el toque exótico de la leche de coco. Queda riquísimo y así tenemos una cenita la mar de apañada.

Ojo, no os olvidéis de la piel de limón: aunque le deis poca importancia le da un sabor espectacular al plato con poco esfuerzo y termina de darle un punto exótico.

Os dejo sin más que el blog requiere cuidados intensivos y no sé si sobrevivirá :o(

¡Feliz miércoles!

UNA ALTERNATIVA AL RISOTTO CLÁSICO: RISOTTO EXÓTICO DE MEJILLONES Y LECHE DE COCO

RISOTTO EXÓTICO DE MEJILLONES Y LECHE DE COCO

Para 4 personas

 

250g de arroz carnaroli o arborio

750/800 ml de caldo de pescado o de verduras aproximadamente

100ml de vino blanco

200ml de leche de coco

2 cebolletas tiernas pequeñas

400g de mejillones congelados sin cáscara y cocidos

1cc* de aceite de oliva

La piel rallada de un limón ecológico

Unos copos de coco (opcionales, para el punto crujiente)

Sal, pimienta blanca

Pelamos las cebolletas tiernas y las picamos muy finitas, guardando para servir la parte verde de una de las cebolletas.

Calentamos el aceite de oliva y sofreímos la cebolleta un par de minutos hasta que se ablande pero sin tomar color.

Añadimos el arroz el arroz y mezclamos bien con la cebolla y el aceite hasta que el arroz se transparente.

Con fuego fuerte, vertemos el vino blanco, mezclamos y dejamos que se evapore totalmente el vino.

Cuando ya no quede vino y el arroz esté casi seco, añadimos los mejillones congelados y vertemos un cucharón de caldo hirviendo (es importante que el caldo que se la vaya añadiendo al arroz esté siempre caliente para que el resultado final sea cremoso), bajamos el fuego y mezclamos bien.

Cuando ya no quede caldo (¡hay que vigilar para que no se queme!), añadimos la leche de coco y otro cucharón de caldo, mezclamos y… seguimos así cucharón tras cucharón unos 15/18 minutos hasta que el arroz esté en su punto. El tiempo exacto y la cantidad de caldo que necesitaréis dependen de la marca de arroz, o sea que no queda más remedio que ir probando hasta que esté al gusto de cada uno.

Mientras se hace el arroz, tostamos los copos de coco en una sartén sin materia grasa hasta que tomen un bonito color dorado. Los reservamos en un plato y no en la sartén para que no se quemen.

Cuando el arroz esté cocido, paramos el fuego y lo tapamos. Dejamos en reposo 4 minutos.

Servimos el risotto bien caliente, decorando con los copos de coco tostados, el verde de cebolleta picadito y la piel rallada del limón.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café