UN RICO POSTRE PARA EL FIN DE SEMANA: CIRUELAS ASADAS AL ESTILO COBBLER CON HARINA DE ARROZ (SIN GLUTEN)

Cuando llega el fin del mes de setiembre, ya empieza a oler a otoño y con los cambios brutales de temperaturas estos últimos días, vuelve a apetecer hornear. Ni os imagináis cuanto me gusta el olor a fruta asada un día de lluvia…

 

La receta de hoy la he repetido varias veces los últimos otoños pero repasando los índices del blog me di cuenta que todavía no la tenía publicada…

 

Es una versión alternativa a la receta del cobbler de melocotón y bourbon que publiqué antes de las vacaciones, en una versión sin gluten y sin lácteos. Como siempre, si sois celíacos, comprobad que los ingredientes no estén contaminados.

 

Sin más, os dejo con la receta y os deseo un ¡feliz fin de semana! 

UN RICO POSTRE PARA EL FIN DE SEMANA: CIRUELAS ASADAS AL ESTILO COBBLER CON HARINA DE ARROZ (SIN GLUTEN)

CIRUELAS ASADAS AL ESTILO COBBLER CON HARINA DE ARROZ

(SIN GLUTEN)*

Para 3 personas

 

2 huevos grandes

80g de azúcar demerara

120g de harina de arroz

30g de aceite de oliva suave + 1 poco para las fuentes

1 pizca de semillas de anís

12 ciruelas prunas (si son muy pequeñas tal vez unas cuantas más)

 

Engrasamos 3 moldes individuales aptos para horno con un poco de aceite de oliva. Reservamos.

 

Mezclamos las yemas con el azúcar y después el aceite de oliva y el anís.

Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos poco a poco y procurando no romperlas a la masa que hemos preparado. Añadimos con cuidado la harina de arroz que habremos tamizado antes.

Pasamos las ciruelas por agua y las secamos bien. Las cortamos por la mitad, las deshuesamos y las vamos colocando bien apretaditas en las fuentes, con la parte del corte tocando el fondo del molde.

Repartimos la masa sobre las ciruelas, procurando repartirla de la mejor manera posible, ya acabará de cubrirlo todo con el calor del horno.

Horneamos durante unos 35 minutos. Para comprobar que esté listo, pinchamos la parte de la masa con un pincho y vemos si sale limpia… ¡pero ojo! No tenemos que tocar la fruta que ella habrá soltado juguito rico.

Servimos templado y si estamos en día de fiesta, lo acompañamos de una bola de helado de vainilla.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La receta es una adaptación de una receta del libro Mes assiettes gourmandes de Valérie Cupillard. Si os gusta esta receta, no dudéis en ir a visitar su blog.