Espelta pequeña como un arroz con leche (6)

No sé qué me pasa cuando llega el otoño, pero enseguida me apetecen cremas de verduras sencillas y calientes y… ¡postres completos! Así que muchas cenas, especialmente las del fin de semana se podrían resumir como crema de calabacín (o  de calabaza para dar un par de ejemplos) y postre completo pero a la vez ligero. En estas ocasiones, el postre suele aportar algo de hidratos y lácteos, alguna vez proteína.

 

Y ¿cuáles son estos postres? Pues algunos ya los tengo publicados en el blog. Muchas veces es un arroz con leche y speculoos o un arroz con leche con té ahumado. En otras ocasiones, optamos por natillas de polenta y pomelo o por natillas de tapioca y agua de rosas.

 Espelta pequeña como un arroz con leche (7)

Hoy he optado por espelta pequeña (también se podría usar espelta normal pero cociéndola un poco más) cocinada como si de un arroz con leche se tratara. Y acompañada con fruta salteada, melocotón hoy pero también se podría usar plátano, manzana o pera, vamos lo que tengamos a mano.

aniversario cuinant 

Esta receta se va directa al concurso que está organizando María Dolores en su blog Cuinant para el 30º Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Con esta receta de postre, participo en el Concurso “Recetas sanas, ligeras y equilibradas” para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Es una receta completa y saciante, con fibra y lácteos, frutas e hidratos a la vez que es fácil de comer y digerir y totalmente recomendable para reponer fuerzas en una cama de hospital.

 

Con esta receta, me despido y os deseo un muy feliz fin de semana.

 Espelta pequeña como un arroz con leche (11)

ESPELTA PEQUEÑA

COMO UN ARROZ CON LECHE

Para  4 personas

 

100g de espelta pequeña

3 albaricoques secos

300ml de leche desnatada + 1 tacita de leche desnatada muy fría

1 melocotón grande maduro pero firme (o una manzana, o una pera, o fresas dependiendo de la temporada)

3cc* + 3cc* de miel con un sabor muy suave

1cc* de aceite de oliva

Un trocito de vainilla

 

El día anterior (o 30 minutos antes de empezar a cocinar)

Empezamos aclarando con abundante agua fría la espelta pequeña hasta que el agua salga limpia. Dejamos en remojo unas 6/8 horas como mínimo en filtrada idealmente, en la nevera mejor. Es opcional pero así obtenemos una espelta más suave y cremosa.

 

La espelta pequeña con leche

Colamos la espelta y la volvemos a aclarar.

Cocemos la espelta pequeña con abundante agua empezando en frío durante unos 15/20 minutos.

Al cabo de este tiempo, colamos la espelta pequeña y la pasamos en una cazuela con la leche desnatada, 3cc* de miel y los albaricoques secos cortados en trocitos pequeños. Dejamos que se haga a fuego suave, unos 30 minutos, o hasta que ya no quede leche en la cazuela. Cuando así sea, lo pasamos en una fuente y le añadimos la tacita de leche, removemos, tapamos con papel film en contacto directo y lo reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

El melocotón asado

Pelamos el melocotón y lo cortamos en daditos. En una sartén, calentamos el aceite de oliva y le echamos la vainilla partida por la mitad y con las pepitas.

Salteamos el melocotón hasta que esté un poco blando pero sin llegar a deshacerse y le echamos 3cc* de miel. Mezclamos bien y reservamos.

 

Para servir

Mezclamos la espelta con leche y lo repartimos entre 4 vasitos.

Decoramos con el melocotón asado con vainilla, decoramos con un trocito de vainilla y lo tenemos a punto.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

 

*cc: cucharita  de café

nappetitre