UN CLÁSICO PARA PREPARAR CALAMARES O CHIPIRONES EN CASA: CHIPIRONES A LA VASCA

La última vez que preparé esta receta me di cuenta que todavía no la tenía en el blog. Y eso que es una de mis recetas favoritas cuando se trata de preparar un plato de pescado o marisco con antelación (su sabor mejora de un día para otro). Además requiere poco tiempo de preparación lo que en algunas ocasiones se agradece.

 

Aunque mi marido siempre los llama “a la vasca”, no sé muy bien si es una receta típica del País Vasco, pero en cualquier caso, está muy rica y es tan sencilla que seguro que muy pronto formará parte de vuestros clásicos :o)

 

Os dejo con la receta, en París los niños vuelven a estar de vacaciones y estrenamos clases de natación para Polyanna, así que me voy a pasar el día corriendo de un punto al otro de la ciudad… Sarna con gusto no pica, ¿verdad?

 

¡Feliz semana!

UN CLÁSICO PARA PREPARAR CALAMARES O CHIPIRONES EN CASA: CHIPIRONES A LA VASCA

CHIPIRONES A LA VASCA

Para 4 personas

 

500g de chipirones o calamares frescos o descongelados

35g de jamón y/o de chorizo

2 cebolletas

2 dientes de ajo

1 copita de vino blanco (10 cl)

1 lata de tomate en trozos de unos 400g

1cc* de aceite de oliva

½ cc* de pimentón dulce

½ cc* de pimentón picante (o dulce, al gusto de cada uno)

Sal, pimienta

 

Limpiamos  bien los chipirones y los cortamos en trozos del tamaño de un bocado. Reservamos.

Pelamos la cebolla y los dientes de ajo, los cortamos en medias lunas finas y los pochamos con el aceite de oliva caliente.

Cuando tengan un tono dorado, añadimos el jamón, le damos un par de vueltas y añadimos el pimentón.

Mezclamos unos segundos para que no se nos queme, y subimos el fuego para añadir los calamares. Cuando hayan soltado el agua y se haya evaporado, vertemos la copita de vino blanco y esperamos que se evapore.

Añadimos la lata de tomate troceado y un vasito de agua para que cubra lo justito los chipirones.

Salpimentamos al gusto y bajamos el fuego.
Cocinamos con tapa durante unos 20/30 minutos, hasta que estén cocidos y la salsita espesa.

Servimos caliente con un puré de patatas o un sencillo arroz blanco.

 

Y como lo decía antes, mejor de un día par otro para que se sienten los sabores.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café