Trufas de foie y pan de especias (13)

El año pasado subí la manera en que preparamos el foie mi-cuit en casa. La receta de hoy es una manera de darles salida a unas sobras de foie pero con estilo (o sea no comiéndoselo a media mañana con un café con leche, que he visto a gente hacerlo…).

 

Concretamente, nosotros preparamos estas trufas de foie porque nos llegaron invitados sorpresa y no teníamos suficiente foie como para servirlo en lonchas, así que lo presentamos más como tapa.

 

Son unos bocados sencillos de preparar y además el contraste de sabores y texturas es muy agradable en boca, además, a nosotros nos gustó la pinta que tenían. Muchas veces servimos el foie mi-cuit con unas tostadas de pan de especias, el dulce le siente de maravilla al foie y el crujiente, ni os cuento.

 

Como siempre, la receta es incomparablemente más rica si se prepara con foie mi-cuit casero y con pan de especias casero pero depende del tiempo que tengamos por delante.

 de buen comer y algo más

Con esta receta participo en el Concurso que organiza De buen comer y algo más, que nos invita a preparar recetas con un toque navideño. Como en casa no puede faltar foie gras para Navidades, este es nuestro aporte. Espero os guste.

 Trufas de foie y pan de especias (7)

TRUFAS DE FOIE MI-CUIT Y PAN DE ESPECIAS

para 8 trufas

 

Unos 160g de foie gras mi-cuit

100g de pan de especias

Flor de sal

Pimienta recién molida

 

Sacamos el foie de la nevera y lo dejamos a temperatura ambiente.

Calentamos a 180º el horno.

Empezamos cortando el pan de especias en lonchas finas y las colocamos sobre la bandeja del horno. Horneamos unos 20/25 hasta que se tuesten y queden crujientes.

Dejamos que se enfríen y las trituramos hasta obtener una textura de pan rallado algo grueso. Añadimos una pizca de flor de sal y un poco de pimienta recién molida.

Con la ayuda de dos cucharitas vamos formando bolitas con el foie y acabamos dándoles forma con las manos.

Los pasamos por el pan de especias rallado como si las estuviéramos rebozando y las reservamos en la nevera.

Para que estén muy crujientes, os aconsejo hacer el rebozado lo más tarde posible.

Presentamos con unos pintxos y los servimos fríos con una buena copa de vino dulce.

 

Bon profit!

Assiettebis.png