UN BIZCOCHO SIEMPRE APETECE EL FIN DE SEMANA: BUNDT CAKE DE MANZANA CARAMELIZADA Y CALVADOS (Y CHANTILLY DE CARAMELO SALADO)

Ya tenemos el fin de semana a la vuelta de la esquina… La semana ha pasado volando y me da que el fin de semana va a seguir con el mismo ritmo. Es lo que tienen los fines de curso, ¿verdad?

 

Pues para estas celebraciones, en muchas ocasiones se requiere traer algún bocado para compartir y casi siempre suelo optar por un bundtcake. Además de buenos y bonitos, son sencillos de preparar y la mayoría de ellos mejoran de un día para otro. Sin mencionar que son sencillos de transportar, de cortar y de comer… ¡lo que se agradece cuando estás de pie y sin plato!

UN BIZCOCHO SIEMPRE APETECE EL FIN DE SEMANA: BUNDT CAKE DE MANZANA CARAMELIZADA Y CALVADOS (Y CHANTILLY DE CARAMELO SALADO)

En el blog, podéis encontrar la receta del bundtcake de limón y semillas de amapola que está entre mis favoritos, o el de chocolate y cerveza que para los amantes del chocolate es una maravilla.

 

Hoy comparto con vosotros el bundtcake que preparé el año pasado para el cumpleaños de Polyanna y que lleva trocitos de manzana caramelizados y flambeados con Calvados, un licor fantástico para realzar el sabor de la manzana.

UN BIZCOCHO SIEMPRE APETECE EL FIN DE SEMANA: BUNDT CAKE DE MANZANA CARAMELIZADA Y CALVADOS (Y CHANTILLY DE CARAMELO SALADO)

Y lo hemos acompañado con una chantilly de caramelo salado ya que aquel día estábamos en casa… Con o sin ella, veréis que es un bizcocho exquisito y sabroso.

 

No dejéis de probarlo antes de que haga demasiado calor para encender los hornos. O lo lamentaréis ;o)

 

¡Feliz fin de semana!

UN BIZCOCHO SIEMPRE APETECE EL FIN DE SEMANA: BUNDT CAKE DE MANZANA CARAMELIZADA Y CALVADOS (Y CHANTILLY DE CARAMELO SALADO)

BUNDT CAKE DE MANZANA CARAMELIZADA Y CALVADOS

(Y CHANTILLY DE CARAMELO SALADO)

Para un molde de bundt grande de 10-12 cups

 

Para la manzana caramelizada

3 manzanas grandes

1CS* de azúcar moreno

1CS* de mantequilla

100ml de Calvados

 

Para el bundt cake

390g de harina

1 ½ cc** de levadura tipo Royal

½ cc** de bicarbonato

1cc** de extracto de vainilla

1 buena pizca de sal

280g de mantequilla a temperatura ambiente

400g de azúcar blanquilla

4 huevos grandes

155ml de zumo de manzana

Spray desmoldante para el molde

 

Para la chantilly de caramelo salado

(Para un sifón de litro)

500ml de nata para montar (35% MG mínimo)

Una buena pizca de sal

130g de azúcar blanquilla

2 cartuchos de sifón para montar nata

 

Para la manzana caramelizada

Pelamos las manzanas y las cortamos en dados pequeñitos.

Calentamos la mantequilla con el azúcar y cuando espume, añadimos las manzanas y las salteamos unos 5/10 minutos hasta que se caramelicen.

Añadimos el Calvados y flambeamos (ojo con la campana…).

Dejamos a fuego medio hasta que se absorban todos los líquidos y reservamos hasta que estén a temperatura ambiente.

 

Para el bundt cake

Precalentamos el horno a 175º con la rejilla (y no la bandeja) en la parte baja del horno, calor ventilado.

 

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una textura cremosa y muy ligera, como una mousse casi. Se tarda con una batidora unos 5 minutos.

Añadimos los huevos de uno en uno, esperando que el anterior esté completamente integrado antes de añadir el siguiente.

Añadimos la vainilla y mezclamos.

Después añadimos la harina tamizada con la levadura, la sal y el bicarbonato en tres veces, alternando con el zumo de manzana.

Mezclamos bien y con una espátula, añadimos con delicadeza las manzanas caramelizadas. Mezclamos bien y vertemos en el molde de bundt cake previamente pulverizado con spray desmoldante.

Con cuidado vamos pegando el molde suavemente para que no nos queden burbujas de aire que podrían quedar feas después.

Horneamos 60 minutos (cada horno es un mundo, así que tendréis que ir vigilando a partir de los 50 minutos), comprobamos pinchando con un palillo como de costumbre.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar totalmente sobre la rejilla.

 

Para la chantilly de caramelo salado

Calentamos la nata a fuego suave hasta que casi hierva (pero mejor si no llega a hervir).

Calentamos una sartén grande y preparamos el caramelo vertiendo el azúcar poco a poco en la sartén, a medida que se va derritiendo, hasta obtener un bonito tono dorado. En este momento, paramos el fuego y vertemos la nata caliente muy poco a poco (ojo ¡¡¡que hierve y se sube enseguida!!!) mezclando con varillas para integrar bien los ingredientes juntos.

Añadimos la sal y probamos para ajustar el punto de sal que nos guste más.

Si nos han quedado grumos, no pasa nada, basta volver a calentar el caramelo con la nata a fuego muy suave hasta que no queden trocitos de caramelo.

Reservamos en un bol de cristal y tapamos con papel film al contacto. Reservamos en la nevera hasta que se enfríe del todo.

Filtramos y vertemos en el sifón, le descargamos 2 cartuchos de gas con la boca abajo, sacudimos un par de veces y reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

Para servir

Serviremos una loncha de bundt cake con un poco de chantilly al gusto de cada uno y ¡a disfrutar!

Es un bizcocho que se conserva muy bien en una caja tipo cake caddie unos 3-4 días pero si merece la pena prepararlo de un día para otro para que se sienten la textura y los sabores.

Es de estos bizcochos que son toda una tentación es ir a por un trozo y volver a por otro…¡hasta que no queden ni las migas!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* CS: Cuchara Sopera

**cc: cucharita de café