CALOR, CALOR,  A VER SI TE QUEDAS DE UNA VEZ: TOMATES CHERRY CON SU ALIÑO ESPECIAL

Dicen que el verano por fin ha llegado en París… no sé si me tengo que fiar ya que nos lo anunciaron hace 2 semanas y duró menos de 36 horas… Esta mañana parece que sí, pero ya veremos.

 

Mientras tanto, para empezar el fin de semana os traigo una ensalada de tomates cherry con una vinagreta distinta… Es una adaptación de un entrante que comí hace unas semanas y me enamoró. Así que tan pronto como puede,  intenté reproducirlo y estoy muy contenta con el resultado.

 

En la receta me lo he currado en plan gastronómico con los tomatitos cherrys pelados pero os puedo asegurar que con tomates en plan casero el aliño queda genial también y unos sencillos tomates se transformar en algo muy especial.

Os dejo descubrir sus ingredientes sorpresa, aunque como siempre un buen aceite de oliva es la clave :o) Así que esta receta se va directa para participar al concurso de aderezos y aliños que organiza Vicoliva. Podéis ver todos los detalles pinchando aquí.

 

¡Feliz fin de semana a todos! Y a disfrutar del sol ;o)

CALOR, CALOR,  A VER SI TE QUEDAS DE UNA VEZ: TOMATES CHERRY CON SU ALIÑO ESPECIAL

TOMATES CHERRY CON SU ALIÑO ESPECIAL

Para 2/3 personas

 

Unos 400g de tomates cherry de varios colores

1cc* de cebollino picado

Unas flores de romero

 

Para el aliño

2cc* de moscatel

2cc* de vinagre de Jerez

1cc* de salsa de soja baja en sodio

3CS** de aceite de oliva

1 pizca de jengibre molido

1 pizca de azafrán

1 pizca de pimienta blanca molida

1 pizquita de clavo de olor molido

1 cebolleta morada pequeña

 

La preparación de esta ensalada no tiene mucho secreto.

 Para el aliño

Empezamos preparando el aliño mezclando todos los ingredientes y emulsionando bien.

Añadimos la cebolleta roja picada muy finita con parte de su verde.

 

Podríamos aliñar tal cuales los tomates cherry pero para que se emborrachen de los sabores del aliño, decidí pelarlos. Para eso, hervimos agua y hacemos una cruz en el culo de los cherrys. Los ponemos en un colador y lo ponemos dentro del agua hirviendo unos 7/10 segundos y enseguida escurrimos y pasamos los tomates en un bol de agua fría con hielo.

Ahora con paciencia, pelamos los tomates de uno en uno y los vamos poniendo en el aliño.

La ensalada se puede comer enseguida pero su sabor mejora notablemente si dejamos infusionar los sabores un par de horas a temperatura ambiente, mezclando un par de veces cuando nos acordamos de ella.

En el momento de servir, decoramos con el cebollino picado y las flores de romero.

Que no falte un buen pan para mojar hasta que no quede ni una gota de aliño.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera