Speculoos (10)-copia-1

Ya estamos entrando en las últimas horas de estas fiestas navideñas y quería compartir una receta que ha acompañado sobremesas, cafés y desayunos durante estos días.

 

Se trata de los Speculoos,  unas deliciosas galletas belgas (aunque creo que también se consumen en ciertas regiones francesas o alemanas). Estas galletas se suelen preparar para las festividades del Adviento a principios de diciembre aunque ahora son muy populares durante todo el año.

 

Este año, quería preparar algo casero distinto de los azúcares de cítricos que hice el año pasado. Así que durante el mes de diciembre estuve horneando distintos tipos de galletas para regalarlas durante las fiestas. En los cestitos, había una selección de Spritz, con polvorones caseros, caramelos de miel y Speculoos.

 Speculoos (3)-copia-1

Estas galletas tienen dos particularidades: su mezcla de especias y el tipo de azúcar que se usa.  Su sabor tan original les viene de su mezcla de especias que contiene canela, jengibre, anís, nuez moscada, cardamomo y clavo en polvo. Yo suelo usar mi mezcla para pan de especias y añadirle algo más de canela y de jengibre.

 

Otro detalle importante es el azúcar que se va a usar para preparar estas galletas, hay muchas versiones según se use vergeoise o cassonade, que sólo se encuentran en aquellas regiones donde se suelen preparar. Lo que sí es importante es no usar azúcar blanquilla pero un azúcar de caña rubio o todavía mejor azúcar muscovado rubio que brinda un resultado realmente muy parecido.

 

Tuvieron mucho éxito puesto que casi nadie las conocía… Y creo que a quien más le gustó fue a… ¡Polyanna! Le apetecieron mucho más que sus galletitas para bebé porque con sus 10 mesesitos ya es toda una experta en especias, jejeje.

 Biscuits 4331-copia-1

Os deseo a todos que los Reyes sean generosos y que tengáis una excelente velada, con polvorones, turrones, roscones… ¡y sin carbón!

 Speculoos (7)-copia-1

SPECULOOS

para unas 35 galletas

 

250g de harina

170g de mantequilla a temperatura ambiente

170g de azúcar muscovado rubio

1cc* de levadura Royal

2cc* de canela

1cc* de jengibre

2cc* de especias de Navidad o para Pan de Especias (o una mezcla casera de ½ cc* de canela, ½ cc* de jengibre, ¼ cc* de cardamomo, ¼ cc* de anís, ¼ cc* de clavo de olor, ¼ cc* de nuez moscada)

1 pizca de sal

1 huevo

 

Mezclamos la harina con las especias, la levadura y la sal.

Con una cuchara de madera, mezclamos la mantequilla blandita (si no está lo bastante blanda, ponla 2 minutos en el micro en posición “descongelar”) con el azúcar muscovado.

Añadimos el huevo batido y mezclamos bien.

Después le echamos toda la mezcla de harina y especias y mezclamos bien para que todos los ingredientes se junten (a veces es más fácil mezclar directamente con las manos pero va a gustos). No hay que trabajar mucho la masa para que las galletas queden crujientes después.

 

Aquí os dejo mi forma de hacer, que difiere del método tradicional donde se deja la masa en reposo en la nevera y después la extendemos con el rodillo antes de hornear. Esta masa es muy frágil y con el método tradicional siempre se me rompían las galletas o quedaban con bordes irregulares. Desde que he descubierto este método, ahora siempre trabajo las masas ya sean para tartas, galletas o polvorones de esta misma manera.

 

Separamos la masa en dos partes y colocamos la primera sobre una hoja de papel film grande.

PATE A SPECULOOS (2)-copia-1

Cubrimos con otra hoja de papel film y con un rodillo vamos extendiendo la masa hasta tener un grosor de unos 4/5 milímetros.

PATE A SPECULOOS (5)-copia-1

Con la ayuda de una placa de horno por ejemplo lo colocamos en la nevera entre 2 o 3 horas (o toda una noche o hasta el día siguiente).

Hacemos lo mismo con la masa sobrante.

 

Cuando estemos a punto para hornear calentamos el horno a 160º.

Cortamos la masa de la forma que más nos apetezca (hice rectángulos de unos 6 x 4 centímetros) y vamos colocando las galletas bastante separadas en una base de teflón colocada sobre la bandeja del horno.

Horneamos unos 20 minutos, vigilando a partir de los 15 minutos porque en un minuto pueden pasar de perfectas a quemadas.

Una manera de saber que están listas: ¡cuando se huele por toda la casa un aroma increíble de especias!

Las sacamos del horno y las dejamos enfriarse en una rejilla de pastelería.

Se conservan perfectamente unas 5 semanas en una caja hermética.

 

Bon profit !

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

 Assiettebis.png