SUERTE QUE EN CASA NO NECESITAMOS CALOR PARA COMER HELADOS: SORBETE DE FRESAS Y AGUA DE ROSAS

Bueno pues ya casi estamos de vacaciones… sólo quedan 3 días de cole y podremos disfrutar de noches de sueño sin despertador y buenos momentos juntas…

 

Mejor que nos conformemos con actividades dentro de casa porque parece que estamos más en octubre que en julio… Pero por suerte por nosotros, nos apetecen helados en cualquier momento del año y esta receta la preparé con las primeras fresas de este año.

 

Para darle un toque especial al sorbete, he repetido la combinación de fresas y rosas que tanto me gusta en su versión mermelada pero esta vez he usado agua de rosas que se encuentra en la mayoría de tiendas de productos ecológicos, donde tienen los aromas como agua de azahar, vainilla líquida,…

 

Y para aportarle untuosidad sin tener que ponerle azúcares invertidos u otras cosas por el estilo, he optado por una hoja de sencilla gelatina que les da un plus de textura a los helados y sorbetes sin aportarles sabor o calorías.

 

 

Y ahora, os dejo disfrutar con este sorbete… O con otro rico helado del nuevo índice de helados & sorbetes del blog.

 

¡Feliz fin de semana!

SUERTE QUE EN CASA NO NECESITAMOS CALOR PARA COMER HELADOS: SORBETE DE FRESAS Y AGUA DE ROSAS

SORBETE DE FRESAS Y AGUA DE ROSAS

Para una buena cantidad de helado

 

100g de azúcar

300ml de agua mineral

600g de fresas limpias y sin el rabito

3CS* de agua de rosas

1 hoja de gelatina

 

Rehidratamos la gelatina en un bol con agua muy fría.

Preparamos un almíbar calentando el agua mineral con el azúcar a fuego fuerte 5 minutos después de que hierva. Añadimos la gelatina escurrida, mezclamos para integrarla y dejamos que se enfríe del todo.

Cuando tengamos el almíbar frío, trituramos las fresas con él y añadimos el agua de rosas, poco a poco ya que dependiendo de las marcas tiene un sabor más o menos potente. Ajustamos a nuestro gusto y reservamos en la nevera para que la mezcla esté muy fría antes de preparar el sorbete.

 

Cuando estemos listos para preparar el sorbete, vertemos en la heladera encendida y dejamos que manteque, unos 25/35 minutos dependiendo de la heladera y de las temperaturas.

 

El sorbete está listo para tomar pero si nos gusta muy duro, basta dejarlo en el congelador un par de horas en un tupper de plástico. En cuyo caso, lo saldremos del congelador unos 10 minutos antes de servirlo para que nos sea más cómodo hacer las bolas.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera