Galletas crujientes de sésamo y algas (1)

Este mes, pensando en todos los comentarios sobre las dos primeras entradas de este reto algas 2013 (aquí y aquí), os traigo una receta donde la presencia de las algas pasa totalmente desapercibida, disimulada por el increíble sabor del sésamo tostado del tahini que he usado como base para prepararlas.

 Galletas crujientes de sésamo y algas (8)

Son unas galletas sencillas de preparar e increíblemente adictivas, es empezar por una y a la que nos damos cuenta no queda ni una más para picar. Como aperitivo o como tentempié, son una manera diferente de consumir algas sin darnos cuenta.

 

Aprovecho esta entrada para darle las gracias a Porto-Miuñoz que me han hecho llegar un fantástico surtido de algas, como podéis verlo en la foto.

 Retoalgas600ccm.jpg

Algunos productos ya los conozco y son lo que usamos en casa (como las algas deshidratadas)  porqué a mi parecer son los más sabrosos, y otros son un descubrimiento, pronto os hablaré de las algas conservadas en sal :o)

 

Sin más, os dejo con estas deliciosas galletitas para ir picando y picando… ¡hasta que no quede ni una!

 Galletas crujientes de sésamo y algas (4)

GALLETAS CRUJIENTES DE SÉSAMO Y ALGAS

Para unas 30/35 galletitas

 

80g de tahin integral

60g de harina de trigo

4CS* de semillas de sésamo crudo

1cc** de copos de alga nori deshidratados

1cc** de alga dulse deshidratada

1cc** de lechuga de mar deshidratada

1 huevo mediano

1 buena pizca de flor de sal para decorar las galletas (o de pimienta rosa, o de sal de colores…)

 

Ponemos las semillas de sésamo en un colador y las aclaramos bajo el chorro del grifo. En una sartén caliente sin grasas, salteamos las semillas hasta que empiecen a dorarse y estén crujientes. Reservamos (fuera de la sartén) para que se enfríen.

Ponemos las algas en remojo en agua templada unos 10/15 minutos. Las escurrimos muy bien y las picamos finitas. Reservamos.

Mezclamos el tahin con las semillas de sésamo, la harina y una pizquita de sal hasta obtener una textura arenosa. Añadimos el huevo batido y  las algas.

Amasamos para obtener una masa lisa y elástica, añadiendo un pelín de harina si fuera necesario para que no se pegue.

Colocamos la masa entre 2 hojas de papel film y la estiramos suavemente con un rodillo, la podemos dejar más o menos gruesa, dependiendo de si queremos galletas muy crujientes o más suaves. Reservamos la masa en la nevera 30 minutos o 10 en el congelador.

 

Calentamos el horno a 180º (calor ventilado).

Forramos una bandeja de horno con Silpat o papel vegetal.

Usamos unos cortapastas para ir cortando la masa y los vamos colocando sobre la bandeja del horno.

Decoramos cada galleta con un poco de flor de sal y horneamos durante unos 15/17 minutos hasta que las galletas estén doradas.

Las dejamos enfriar sobre una rejilla y ¡a disfrutar!

 

Se conservan por lo menos una semana en una caja hermética pero seguramente más días también pero no duraron tanto jejeje

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

**cc: cucharita de café

Assiettebis.png