Polvorones-de-Avellana--7-.JPG

Los polvorones son de los pocos dulces que le gustan a mi hermano, especialmente los clásicos de canela que subí en el blog hace varios años. Este año me apeteció probar una receta algo distinta que se sumará a partir de ahora a nuestros clásicos navideños. Son una alternativa fantástica para rellenar nuestras cestas navideñas

 BadgeCestas navideñas200

Se trata de unos polvorones de avellana. El punto de avellana tostada es una pasada y su textura suave y que se deshace en la boca… ¡Una maravilla!

 Polvorones-de-Avellana--1-.JPG

Además este año para darles un toque más sofisticado, he envuelto los polvorones en papel específico que encontré la web de Cocina y Repostería… Con las prisas para terminar las maletas y cargar el coche, las fotos son sacadas a toda prisa y todavía no me ha dado tiempo a sacar unas fotos de los polvorones envueltos pero si o dejo una foto de los papeles. E intentaré sacarles unas fotos muy pronto.

 DSCN3845---copia-copia-2.JPG

Ahora me despido unos días, es tiempo de vacaciones y momentos compartidos en familia y en nuestro caso será también sin conexión internet. Así que os deseo a todos unas muy felices fiestas, ¡que disfrutéis mucho y seáis felices! Nos vemos el año próximo :o)  

 Polvorones-de-Avellana--3-.JPG

POLVORONES DE AVELLANA*

Para unos 20/25 polvorones

 

350g de harina de trigo

125g de avellanas crudas

190g de manteca de cerdo a temperatura ambiente

190g de azúcar glas

1 CS** de canela molida

Azúcar glas para espolvorear

 

Empezamos tostando las avellanas con piel a 150º durante unos 10/15 minutos hasta que estén tostadas, lo sabremos por el aroma que inundará la cocina y por lo fácil que serán de pelar. Dejamos que se enfríen ligeramente y les quitamos la piel. Reservamos hasta que se enfríen del todo. Sólo usaremos 100g de ellos (pero seguro que si os sobran un par les encontraréis salida jeje).

 

Después tostamos la harina. En el horno calentado a 150º, colocamos la harina previamente tamizada sobre la bandeja del horno. La tostamos durante 30/40 minutos, mezclando cada 10 minutos y vigilando que no se queme la harina sino se amargaría. Dejamos enfriar del todo y tamizamos de nuevo. Reservamos.

 

Trituramos las avellanas y las mezclamos con la harina. Reservamos.

 

Mezclamos la manteca de cerdo blanda con el azúcar glas para que quede cremosa. Añadimos la canela y la mezcla de harina y almendra molida.

Empezamos a amasar hasta integrar bien todos los ingredientes y que la manteca esté bien repartida. Formamos una bola que aplastamos ligeramente y la envolvemos en papel film.

Reservamos en la nevera durante 30 minutos (o más si nos viene mejor).

 

Cuando estemos para hornear los polvorones, extendemos la masa con la ayuda de un rodillo suavemente con la ayuda de papel film dejándola con un buen centímetro de grueso o algo más, como más os gusten en casa.

 

Cortamos los polvorones con una tacita o un cortapastas y los vamos colocando en la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Dejamos en reposo por 30 minutos (en la nevera o en el balcón dependiendo de nuestro clima, ¡claro!).

 

Calentamos el horno a 200º (calor sólo por arriba) y cuando esté bien caliente, horneamos los polvorones  unos 12/15 minutos hasta que se doren ligeramente por los lados.

 

Los sacamos del horno y dejamos que se enfríen antes de espolvorear con azúcar glas y envolver los polvorones con papel de seda o papeles específicos.

 

Lo bueno de los polvorones es que además mejoran con el paso de los días así que podéis preparar grandes cantidades y veréis que no sobran nunca :o)

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

 

*La receta la vi aquí en el blog de Lidia, Atrapada en mi cocina y le hice algunos pequeños cambios para adaptarlos a nuestro gusto y a nuestra despensa.

**CS: Cuchara Sopera

nappetitre