Copie de Frites au four légères et croustillantes (5)

Soy una chica, y como tal, siempre quiero una cosa y su contrario: quiero comer patatas fritas pero no me quiero engordar, quiero freírlas pero sin aceite,…

 

Total la cosa no era sencilla hasta que un día mezclé varias recetas, hice muchos intentos y encontré LA RECETA perfecta para mí que me da la sensación de comer patatas fritas pero sin grasas y con el horno de toda la vida.

 

La receta es sencillísima y conviene a toda la familia porque nadie necesita pasarse con los fritos y los rebosados. Y como estoy de muy bien humor, acepto compartir con vosotros mi receta secreta. Aquí la tenéis.

 

¡Patatas “fritas”, ahora si puedo!

Copie de Frites au four légères et croustillantes (1)

MI RECETA DE PATATAS FRITAS SIN FREIR

para 2 personas

 

800g de patatas firmes (tipo Mona Lisa)

1cc* de aceite de oliva

1 clara de huevo

1cc* de orégano o de tomillo

1cc* de cúrcuma o de pimentón

Sal, pimienta

 

Pelar las patatas y cortarlas como para hacer patatas fritas.

Pasarlas por agua para quitarles el almidón y secarlas bien.

Calentar el horno a 200°.

Colocar las patatas y el aceite en un bol con tapa (tipo Tupperware) y mezclarlos bien.

Batir ligeramente la clara con la cúrcuma y el orégano (o el tomillo), verter sobre las patatas, cerrar con la tapa y volver a mezclar bien.

En la bandeja del horno, colocar una hoja de teflón y colocar las patatas encima, procurando que estén en una sola capa regular.

Hornear unos 30 minutos, mezclando con cuidado las patatas cada 10 minutos para que se doren por todos los lados.

Salpimentar nada más salir del horno y servir sin esperar.

 

La clara de huevo le da un toque crujiente al exterior de la patata, mientras su interior queda tiernecito.

También se puede hacer la receta sin especias, pero le dan un toque de sabor muy agradable y complementario. ¡Elige las que más te gusten!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

 

4½P por persona a saciedad

7 1/2 ProP a saciedad