Panecillos de zanahoria y nueces acaramelizadas (22)

Parece ser que la tierra no tenía previsto de dejar de temblar y tan pronto como dejamos mis suegros en la estación, y estaba publicando la receta del yogur de leche condensada, la tierra volvió a temblar, con ganas. Una sensación muy extraña la de sentir la silla moverse por el salón estando sentada en ella. Pero estamos bien y esperemos que siga así. Muchas gracias a todos por preocuparos por nosotros.

 breadbakingday50

Bueno, entre ratito de fregar y de ir recogiendo el piso, me tomo un descanso para publicar una receta para el BBD#50 cuya anfitriona es From Snuggs Kitchen. Nos invita a preparar un pan con verduras así que me lancé y salieron unos panecillos con zanahorias que combiné con las deliciosas nueces acaramelizadas que gané aquí.

 Panecillos de zanahoria y nueces acaramelizadas (9)

Son unos panecillos tremendos, los horneé el sábado por la noche para el desayuno del domingo, pero el olor era tan irresistible que cuando acostamos a Polyanna nos volvimos a la cocina y los probamos. Recién horneados, untados  con un poco de mantequilla que se derretía eran una delicia y fríos, con queso fresco al día siguiente, un pecado.

 Panecillos de zanahoria y nueces acaramelizadas (14)

Si os animáis, iréis repitiendo hasta que no quede ni uno :o)

 Panecillos de zanahoria y nueces acaramelizadas (17)

PANECILLOS DE ZANAHORIA Y

NUECES ACARAMELIZADAS (CON MASA MADRE)

Para 5 panecillos del tamaño de una magdalena grande

 

60g de masa madre

120g de agua templada (35º)

180g de harina de trigo + 1 poco para formar los panecillos

1cc* de sal fina

 

90g de zanahoria rallada

90g de nueces acaramelizadas o de nueces normales toscamente picadas

 

2CS** de leche desnatada

1CS** de sirope de agave

 

Empezamos preparando la masa, mezclando la masa madre con el agua. Cuando obtenemos una masa lisa, añadimos la harina y mezclamos lo justo para que no quede harina seca. Tapamos con un paño limpio y dejamos reposar 30 minutos.

Mientras reposa, pelamos las zanahorias y las rallamos finitas y picamos las nueces toscamente.

Después, añadimos la sal y amasamos unos 5-7 minutos aumentando progresivamente la potencia. Añadimos las nueces y las zanahorias y mezclamos bien para incorporarlas.

En un bol grande untado con un pelín de aceite, colocamos la masa y la tapamos con un paño. Dejamos reposar hasta que doble su volumen, entre 3 y 6 horas dependiendo de la temperatura ambiente.

Cuanto esté, separamos la masa en 5 trozos de peso equivalente y les vamos dando forma redonda con la ayuda de un poco de harina.

Vamos colocando las bolitas de masa en un molde de tipo muffins o magdalenas. Tapamos con un paño limpio y dejamos levar unas 2 horas o hasta que se salgan por la parte alta de los moldes. En aquel momento, calentamos el horno a 180º.

Mezclamos la leche con el sirope de agave y “pintamos” los panecillos para que doren mejor. Les damos un corte en forma de cruz y horneamos primero durante 30 minutos a 180º. Después, desmoldaremos y los dejaremos en el horno  10 minutos más a 210º para que se acaben de dorar por los lados.

 

Si tenemos suficiente fuerza de voluntad, dejaremos que se enfríen sobre una rejilla de repostería.

 

Con un poco de mantequilla untada que se derrite por el calor, estos panecillos recién horneados pueden ser una merienda de lujo, y más sana que cualquier bollo industrial. Espero os animéis, que es una buena manera de hacer comer zanahorias a todos.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

Assiettebis.png