El Clásico (46)

Como cada año no puede faltar una mona en nuestra mesa aunque por varios motivos no siempre la comemos el lunes de Pascua como debe ser pero cuando nos viene bien, semana antes, semana después.

 El Clásico (49)

Lógicamente, este año pensábamos que la mona sería para Polyanna. Pero todavía no les presta atención a los muñequitos encima de la mona y tampoco puede comer chocolate. Así que su padre decidió que la mona sería para él. Hay que ver estos niños, cuanto mayores peores ;O)

 

En realidad la idea de este “Clásico” nos viene rondando desde las pasadas rebajas donde conseguimos por 1 eurito unos cacharritos de plástico que aparentan ser jugadores de fútbol. Además con el calendario que nos ha tocado este año, con tanta repetición de la palabra “Clásico” en la prensa y en la tele no había manera que mi marido se despiste…

 El Clásico (41)

Todo el reto fue conseguir un pastel que fuese bueno pero también “verde, y sin colorantes. Además la masa tiene que parecerse a césped”. Así que combinamos las exigencias del muy señor con mis posibilidades reposteras y el resultado fue sensacional además de muy sencillo y rápido de preparar. Lo que nos llevó más tiempo fue decorar la mona antes de servirla a nuestros comensales que no querían creerse que fuese casera.

 

Para resumir, “El Clásico” es un bizcocho inspirado en un cake de té matcha, relleno con una sabrosísima mousse de chocolate blanco, ¡para que no nos olvidemos que es una mona!

 El Clásico (61)

El té matcha se impuso por su bonito color verde y su delicado sabor a primavera que nos permitieron obtener la apariencia del césped. Este té es un polvo muy fino de té verde, es el que se suele usar para la ceremonia del té japonesa. Es muy sencillo de usar en repostería ya que se mezcla con la harina y ¡listo! Además le dio una textura fantástica al bizcocho que se cortó sin romperse, además de quedar muy esponjoso. Seguro que lo repetiré muy pronto sólo, en forma de cake para una merienda.

 El Clásico (60)

Paro de enrollarme, os dejo con la receta, realmente muy sencilla de preparar y una alternativa perfecta a las patatas fritas y a la cerveza durante el próximo clásico, ¿no? Además todavía quedan 2 clásicos para animarte…

 

Y tú, ¿qué comerás mirando el partido?

 El Clásico (43)

“EL CLÁSICO”

para 6 personas

 

Para la mousse de chocolate blanco

180g de chocolate blanco de repostería

20g de mantequilla

20cl de nata líquida de 35% de MG

2 huevos

 

Para el bizcocho

(molde rectangular de 28 x 19 cm)

250g de harina

250g de mantequilla a temperatura ambiente

250g de azúcar glas

5 huevos

El zumo de 2 limones pequeños (unas 20 cucharadas soperas)

15g de té matcha (unas 2 cucharas soperas muy llenas)

3 cc* de levadura en polvo tipo Royal

 

Para decorar

Azúcar glas

Muñequitos o huevos de chocolate

 

Para la mousse de chocolate blanco (se puede preparar el día anterior)

El Clásico (5)

En el micro, a mínima potencia, por impulsiones de un minuto, fundimos el chocolate blanco mezclado con la mantequilla y un poco de nata líquida (unos 5 cl).

Con unas varillas, lo mezclamos bien para que quede una masa muy lisa y que todo el chocolate esté fundido.

Separamos las claras y las yemas de los huevos y montamos las claras a punto de nieve firme.

Montamos también la nata que nos sobra hasta que quede muy firme también.

Añadimos las yemas al chocolate blanco fundido y después, con suaves movimientos envolventes, vamos añadiendo cucharada por cucharada las claras montadas y la nata montada alternativamente hasta terminarlas.

Cuando hayamos acabado, los pasamos en una fuente limpia, cubrimos con papel film y la dejamos en la nevera por lo menos 6 horas (y una noche todavía mejor).

 

Para el bizcocho (se puede preparar por la mañana, antes de desayunar)

Calentar el horno a 180º.

Con unas varillas (si son de las de montar las claras, todavía mejor), batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas hasta obtener una masa muy ligera.

Añadimos los huevos uno por uno, mezclando bien entre cada.

Vertemos el zumo de limón y mezclamos bien.

Mezclamos la harina con el té matcha y la levadura. Poco a poco añadimos esta mezcla y seguimos removiendo hasta que tengamos una masa de un bonito color verde uniforme.

Forramos el molde con papel vegetal y vertemos la masa. Con una espátula, procuramos que esté lo más llana posible su superficie, ya que será la base de nuestro campo de fútbol.

Horneamos durante 20 minutos a 180º y al cabo de este tiempo, bajamos el termostato a 160º, cubrimos con un papel de aluminio para que no se queme el bizcocho y horneamos unos 30-35 minutos más hasta que cuando pinchemos un palillo salga limpio y seco.

Sacamos del horno, esperamos 5 minutos y los desmoldamos, dejando que se enfríe en una rejilla de pastelería.

 

Para decorar

El Clásico (1)

Empezamos cortando la parte superior del bizcocho para obtener una superficie perfectamente llana (lo que se corta, no se tira, lo acabamos el día siguiente para desayunar, en casa lo comió la peque ya que esta parte no llevaba chocolate ;o) ).

Después partimos el bizcocho por la mitad y colocamos la parte superior sobre una cartulina para que no se nos rompa.

En la parte inferior, repartimos la mitad de la mousse de chocolate blanco, sin acercarnos demasiado a los bordes, y volvemos a colocar la parte superior.

Colocamos la plantilla que habremos recortado en cartulina para dar forma al campo de fútbol:

 El Clásico (7)


Por un colador pequeño, con la ayuda de una cuchara vamos espolvoreando el azúcar glas…

El Clásico (18)

…hasta que se vayan formando las líneas:

El Clásico (21)

Después con mucho cuidado y manteniendo la respiración vamos sacando los elementos de la plantilla (una pinza te puede ser de gran ayuda en este momento).

El Clásico (27)

Ya tienes el terreno dibujado:

 El Clásico (33)

Ahora sólo queda arreglar los goles y los jugadores por el bizcocho:

El Clásico (37)

Al momento de servir, optamos por acompañar cada porción de Clásico con un poco de mousse de chocolate blanco espolvoreada con té matcha para que se pueden apreciar todos los matices de esta mona.

El Clásico (67)

Y para beber, por una vez, todos prescindieron de café y servimos un té verde Sencha, refrescante y digestivo.

concurso-tescoma-pepekitchen 

Con esta receta participo en el I Concurso de Cocina Tescoma-Pepekitchen organizado por Pepe Kitchen y patrocinado por Tescoma.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Assiettebis.png