EL MEJOR BIZCOCHO PARA UN DÍA ESPECIAL: MINI BUNDTCAKES DE MIEL & AZAFRÁN

Hoy para nosotros es un día muy especial ya que nos dimos el “si, quiero” hace 13 años ;o) El tiempo ha pasado volando y hemos compartido muchas cosas juntos desde entonces.

 

Para celebrarlo, pensé que unos bizcochos en formato individual serían ideales. Y así de paso he podido estrenar unos moldes de mini bundtcakes que me trajeron los Reyes.

 

Si os digo que el azafrán en los postres me chifla tal vez os sorprenda pero entre mis postres favoritos siguen estando los melocotones asados con azafrán. Y me muero por un risotto dulce de naranja y azafrán. Y ya me han pedido unas amigas que repita la receta del helado de azafrán la próxima vez que vengan en casa.

 

La combinación de miel y azafrán en estos jugosos y suaves bundtcakes es una maravilla… A nosotros nos han encantado… ¿Os animáis a cocinar el azafrán en plan dulce?

 

¡Feliz semana a tod@s!

Un día como hoy hace…

… 1 año: Pasta de Arroz con Gambas & Huevos revueltos al estilo Pad Thai

… 2 años: Pastel Libanés vegetariano de Berenjenas, Arroz & Lentejas

… 4 años: Patatas rellenas de Musgo de Irlanda & Salmón Ahumado

… 5 años: Barquitas de Patatas rellenas de Jamón de Pato

… 6 años: Canalons dulces de Manzana & Canela

… 7 años: Pancakes Americanos

EL MEJOR BIZCOCHO PARA UN DÍA ESPECIAL: MINI BUNDTCAKES DE MIEL & AZAFRÁN

MINI BUNDTCAKES DE MIEL & AZAFRÁN

Para 5 huellas de un molde de 3 cups

Para la mantequilla de azafrán (unas horas antes)

70g de mantequilla

Una buena pizca de hebras de azafrán

Para el buttermilk casero

75g de leche semidesnatada

¾ cc* de zumo de limón fresco sin pulpa

Para el bundtcake (todos los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente)

100g de harina

½ cc* de levadura

1 pizca de sal

70g de mantequilla de azafrán a punto pomada

25g de azúcar blanquilla

25g de azúcar rubio

12g de aceite de semillas de uva

30g de miel suave

1 huevo grande

75g de buttermilk casero

Para la mantequilla de azafrán

Empezaremos preparando la mantequilla de azafrán con unas horas de antelación ya que tiene que volver a solidificar para después poder tenerla pomada al momento de empezar a preparar el bundtcake.

Derretimos la mantequilla a fuego medio y cuando esté derretida, añadimos el azafrán. Bajamos el fuego y dejamos infusionar 2 minutos. Después apartamos del fuego, vertemos en un cuenco, tapamos y dejamos enfriar.

Dejamos en la nevera para que la mantequilla se solidifique y unas horas antes de preparar el bundtcake la sacaremos de la nevera para que esté a punto pomada. Ojo, no vale usar la mantequilla derretida tal cual para esta receta.

Para el buttermilk casero

Es tan sencillo como batir la leche con el zumo de limón y dejar reposar unos 30 minutos, mejor si es 1 hora a temperatura ambiente. Antes de usarlo, volvemos a batirlo bien para que la textura sea homogénea.

Para el bundtcake

Tamizamos la harina con la sal, la levadura y el bicarbonato y reservamos.

Batimos la mantequilla con los 2 azúcares unos 5/7 minutos con la K de la batidora a velocidad media alta hasta que la mezcla coja volumen.

Entonces añadiremos poco a poco el aceite y después la miel.

Añadimos el huevo y esperamos que se integre por completo, rascando bien el bol de la batidora para que todos los ingredientes se integren bien.

Terminamos añadiendo la harina en 3 veces alternando con el buttermilk, con la velocidad al mínimo.  Ojo de no batir demasiado, sólo se trata de que todos los ingredientes estén integrados.

Calentamos el horno a 175º con calor ventilado y una rejilla en la parte más baja del horno.

Preparamos los moldes untándolos bien con el spray desmoldante y reservamos.

Repartimos la masa en las huellas del molde de bundt cake y con cuidado vamos pegando el molde suavemente para que no nos queden burbujas de aire que podrían quedar feas después.

Horneamos 15/17 minutos (cada horno es un mundo, así que tendréis que ir vigilando a partir de los 12 hasta los 20 minutos), comprobamos pinchando con un palillo como de costumbre.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos. Dejamos enfriar por completo y listo.

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café