Pan de cerveza negra y avena (32)

Esta receta de Xavier Barriga ya llevaba casi 2 años en mi lista de pendientes… así que cuando vi el tema ideado por Zorra para el BBD#51 era Pan con cerveza y con las ganas que tenía de hornear pan con mi nueva piedra en el horno mágico…

 bbd51

Me puse manos en la masa y aquí tenéis el resultado, un pan sabroso y suave, con una miga perfecta para untar con tomate y aceite.

 

Hice alguna que otra pequeña adaptación, por ejemplo no usé levadura para hacer el pan, tengo total confianza en los superpoderes del Señor B. así que lo amasé sólo con masa madre. Y como no sabía que copos de avena eran los más adaptados, usé mitad copos grandes y mitad copos pequeños… En realidad, no se notan en la masa por lo cual podéis usar lo que tengáis a mano. Y lo amasé con mi método habitual que es el que me da mejores resultados.

 Pan de cerveza negra y avena (16)

Cocido con la piedra de hacer pan, con un toque de vapor, el contraste miga tierna, costra crujiente fue tremendo, y su conservación buenísima, 5 días tierno y 2 días más riquísimo tostado.

 

Sin más, os dejo con la receta, mi propuesta para celebrar el 5º Aniversario del BBD y darle las gracias a Zorra por este reto mensual que en casa esperamos con impaciencia :o) Y para más ideas para hornear pan, clic aquí.

 Pan de cerveza negra y avena (8)

PAN DE CERVEZA NEGRA Y AVENA

Para un pan de unos 800g aproximadamente

 

Para la masa

500g de harina

10g de sal

350 ml de cerveza negra

60g de copos de avena grandes

65g de copos de avena pequeños

150g de masa madre

 

Para el baño de cerveza

150g de harina de centeno integral

50ml de cerveza negra

5g de levadura fresca

 

Para la masa

Diluimos la masa madre con la cerveza.

Añadimos la harina y mezclamos bien para que no quede harina seca pero sin llegar a amasar.

Dejamos esta mezcla en reposo 30 minutos en un lugar temperado, tapado con un paño limpio.

 

Al cabo de este tiempo, añadimos la sal.

Amasamos con mucha energía (yo usé un robot de la marca Kenwood : 1 minuto al 1, después 3 minutos al 2) hasta que la masa tenga una consistencia firme y suave.

 

Según el grado de humedad de la masa madre que empleamos (la mía contiene muy poca agua), tal vez tengamos que añadir menos agua o más harina para obtener la textura perfecta que nos permita trabajarla.

 

Ponemos la masa en un bol grande untado con una unza de aceite, damos la vuelta a la masa por este bol para que este cubierta por una finísima capa de aceite y tapa con un trapo limpio y deja en reposo entre 2 y 4 horas en un lugar temperado.

 

Para el baño de cerveza

Al cabo de este tiempo, formamos un pan lo más redondo posible, procurando trabajar la masa lo menos posible. Lo colocamos en una base de silpat espolvoreada con una buena cantidad de harina.

Mezclamos la harina de centeno con la cerveza y la levadura.

Vertemos esta mezcla sobre el pan, procurando cubrir toda su superficie.

Dejamos que la masa fermente unas 2 horas aproximadamente o hasta que la masa haya doblado o casi su volumen.

 

Calentamos el horno con la piedra para hacer pan a 230º preparando el generador de vapor*.

Colocamos el pan sobre la piedra y horneamos a 220º durante 20 minutos con intensidad de vapor elevada.

Después, bajamos la temperatura a 180º y dejamos cocer 30 minutos más SIN VAPOR.

 Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar  sobre una rejilla, evitando corrientes de aire.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Si no tienes horno de vapor, seguimos los consejos de Xavier Barriga: Generamos vapor colocando una olla con trapos muy mojado en la parte baja del horno y cocemos durante 50 minutos a 185º. En casa, antes solía quitar la olla los últimos 20 minutos porque me daba la sensación de que los panes quedaban mejor, pero es cuestión de probar lo que mejor os convenga.

 Assiettebis.png