LAS MERMELADAS NO SÓLO SON PARA EL VERANO: MERMELADA DE NARANJA Y GRAN MARNIER

Que nos gustan las mermeladas caseras no es una sorpresa… En el blog ya hay más de 30 recetas, sin mencionar las que tengo pendientes de publicar. Hoy os traigo una mermelada de temporada, una mermelada de naranjas, inspirada de la mermelada de naranjas dulces que ví en el blog de Dolorss Blog de Cuina hace ya varios años.

 

La combinación Grand Marnier y naranja es mi favorita y unos creps con esta mermelada siempre me recuerdan los creps soufflés de naranja. Los aromas de la naranja se potencian de una manera increíble con el toque del Grand Marnier, un sabor fantástico y sin saber a alcohol, una pura maravilla para los sentidos.

 

Si os gustan las mermeladas, no os podéis perder esta maravilla. ¡Feliz miércoles a todos!

LAS MERMELADAS NO SÓLO SON PARA EL VERANO: MERMELADA DE NARANJA Y GRAN MARNIER

MERMELADA DE NARANJA Y GRAN MARNIER

Para 3/4 botes dependiendo del tamaño

 

960g de naranjas peladas al vivo (aproximadamente 12 naranjas grandes) y cortadas en lonchas de medio centímetro

La piel rallada de 1 naranja ecológica o sin tratar

450g de azúcar para mermelada

15cl de Grand Marnier o de licor de naranja

 

Mezclamos las rodajas de naranja con el azúcar y dejamos macerar unos 30/45 minutos, mezclando de vez en cuando hasta que se forme como un almíbar con el azúcar.

Vertemos en el caldero para mermeladas y cocemos a fuego medio alto mezclando de vez en cuando para que no se pegue hasta que rompa a hervir, en aquel momento añadiremos la piel rallada de la naranja y dejaremos cocer unos 7 minutos y probamos el punto con la prueba del platito*. Si es necesario, dejaremos cocer unos minutos más hasta que obtengamos la textura de la miel según las propias palabras de Dolorss.

En este momento, añadiremos el Grand Marnier y dejaremos hervir 1 minuto más.

 

Vertemos la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos por lo menos 48h antes de pasteurizar** la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así te durarán 2 o 3 años… ¡si no te las comes antes!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La prueba del platito

Ya sé que existen varios métodos serios para averiguar si la mermelada está lista o no. Pero a mí, la que más me gusta, es la que suele usar mi abuela: cuando se empieza a preparar la mermelada, se pone un platito en el congelador y cuando se quiera averiguar si la mermelada está en su punto, se vierten una o dos gotas de mermelada sobre el platito. Si se corren en el plato, hay que añadirle algún tiempo de cocción. Si se aguantan, esto significa que la mermelada está lista.

Pero nunca hay que olvidar que todas las frutas no “cuajan” de la misma manera, o sea que la mermelada de fresa nunca será naturalmente tan firme que la de plátano por ejemplo.

** Pasteurizar mermelada casera:

Suelo usar menos azúcar en mis mermeladas que en las recetas clásicas. Para que me duren meses (¡e incluso años!) a pesar de esto, siempre las esterilizo. ¿Cómo? Es muy sencillo: en la olla presión, 5 minutos al 2. ¡Y ya está! Así las puedo conservar varios años: algunas que se habían escondido incluso me duraron 3 años (más la verdad es que no lo sé porque ¡¡¡nunca he tenido mermeladas que duren tanto!!!). Para tener más detalles sobre cómo preparar mermeladas caseras, podéis pinchar aquí.