Mermelada de melocotón, ron y vainilla (10)

Ayer ordenando la memoria del ordenador me dí cuenta que podría dejar de cocinar hoy y seguir publicando al mismo ritmo durante más de un año, casi 2 en realidad sin que ninguna de las recetas me parezca menos interesante… Seguro que es algo que a muchos os pasa, pero es que cocino más que publico jejeje

 

Es algo que me pasa especialmente con las mermeladas, ya he comentado muuuuchas veces lo mermeladeros que somos en casa. Cada año, además de los grandes clásicos como la mermelada de fresas y rosas o la de melocotón y azafrán procuro pensar en nuevas combinaciones, tengo varias pendientes de publicar pero al desayunar ayer con esta pensé que había llegado el momento de compartirla :o)

 

Cada año que pasa me gusta más el punto que les da a las mermeladas el añadido de vino dulce (como aquí) o de alcohol como es el caso de hoy. Se potencia mucho el sabor y el resultado siempre es increíble. Deciros que esta mermelada voló casi es inútil: fue abrirla y guardar el bote (limpio…) para la próxima tanda de mermeladas.

 

Aprovecho la entrada para deciros que todavía os quedan unas horas para participar en el sorteo de un lote de mermeladas caseras aquí si queréis poder probar la maravilla de hoy. Y muchas más mermeladas caseras aquí étiquettes cornées mermeladas.

 

¡Feliz semana a todos!

 Mermelada de melocotón, ron y vainilla (5)

MERMELADA DE MELOCOTÓN, RON Y VAINILLA

Para unos 5 botes aproximadamente

 

1,2kg de melocotones pesados pelados y sin hueso

800g de azúcar para mermeladas

12,5 cl de ron

1 vaina de vainilla grande y tierna

1 trocito de mantequilla pequeño (opcional, para desespumar si fuera necesario)

 

Cortamos el melocotón en láminas finas y le añadimos la vaina de vainilla abierta por la mitad y rascada de sus semillas.

Añadimos el ron y el azúcar, mezclamos bien y dejamos macerar unas horas para que el azúcar forme algo parecido a un almíbar. Iremos mezclando un par de veces.

 

Cuanto estemos listos, lo echaremos todo en el caldero para mermeladas y calentaremos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir.

 

Removemos constantemente para que la mermelada no se nos queme.

Dejamos cocer unos 7 minutos y probamos el punto con la prueba del platito*.

Si no está todavía en su punto, mantendremos la ebullición unos 2 minutos más, mezclando sin parar.

Cuando la mermelada esté en su punto, si sigue con mucha espuma le echamos el trocito de mantequilla, damos un hervor y vertemos la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos por lo menos 48h antes de pasteurizar* la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así te durarán 2 o 3 años… ¡si no te las comes antes!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

 

* Para la prueba del platito y pasteurizar mermelada casera, encontraréis todos los detalles útiles y muchas cosas más acerca de las mermeladas en esta entrada dedicada al tema de las mermeladas caseras.

nappetitre