SEGUIMOS CON LAS MERMELADAS DE PRIMAVERA: MERMELADA DE ALBARICOQUES Y FLOR DE AZAHAR

Después de haber envasado unos cuantos botes de mermelada de fresa y vino tinto y unos cuantos más de mermelada de fresas y limoncello, ahora que no encontramos fresas a buen precio, llega el turno de ir conservando el exquisito sabor de los albaricoques.

 

Como cada año, no puede faltar una mermelada de albaricoque con sus propias almendras. Pero este año, hemos repetido la mermelada que más nos gustó de las pruebas del año pasado: la mermelada de albaricoque y flor de azahar… Divina combinación…

 

Incluso os puedo decir que el marido de una amiga, cuando le regalé a su mujer un bote, la escondió detrás de la fruta para que sus hijos no la vean y ¡guardársela para él solito!

 

La receta no tiene misterio, lo más importante es añadir la flor de azahar en el último momento para que no pierda su aroma tan peculiar y dosificarla con moderación aunque cueste dar cantidades exactas porque dependiendo de las marcas, la concentración no tiene nada que ver.

Os dejo con la receta y muuuchas más recetas de mermeladas caseras, no sin desearos antes una ¡feliz semana!

SEGUIMOS CON LAS MERMELADAS DE PRIMAVERA: MERMELADA DE ALBARICOQUES Y FLOR DE AZAHAR

MERMELADA DE ALBARICOQUES Y FLOR DE AZAHAR

Para unos 7 botes

 

1,475kg de albaricoques preparados

900g de azúcar para mermeladas

30ml de flor de azahar (2cucharadas soperas pero dependerá de la que tengáis en casa así que lo mejor será probar e ir añadiendo)

2 sobres de pectina para mermeladas (opcional)

Un trocito de mantequilla para desespumar (opcional)

 

Empezamos triturando 400g de albaricoques para obtener un puré algo grueso. Mezclamos con los albaricoques cortados por la mitad si son muy grandes y el azúcar. Dejamos que el azúcar se funda un par de horas y mezclamos 2 o 3 veces durante este tiempo. (Lo podemos preparar de un día para otro dejándolo en la nevera, tapado con un papel film).

Vertemos esta mezcla en un caldero para mermeladas y ponemos a fuego vivo hasta que rompa a hervir.

Removemos constantemente para que la mermelada no se nos queme.

Dejamos cocer unos 7/8 minutos después del hervor y probamos el punto con la prueba del platito*. En este momento podemos añadir la pectina según las indicaciones del paquete si la vamos a usar.

Hervimos 2 minutos más y quitamos la espuma que se haya podido formar. Yo suelo echarle un trocito de mantequilla del tamaño de una avellana e ir añadiendo trocitos idénticos un par de veces hasta que como por magia desaparezca la espuma ¡sin perder un gramo de mermelada!

Terminamos añadiendo la flor de azahar. Hervimos un minuto y ya podremos verter la mermelada todavía hirviendo en los potes previamente escaldados y los dejamos boca abajo.

Esperamos 48h antes de pasteurizar** la mermelada si no la vamos a consumir en unas semanas. Así duran varios años, ¡si no te las comes antes!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La prueba del platito

Para saber más acerca de mermeladas y como conseguir que te salgan perfectas puedes pinchar aquí.

Ya sé que existen varios métodos serios para averiguar si la mermelada está lista o no. Pero a mí, la que más me gusta, es la que solía usar mi abuela: cuando se empieza a preparar la mermelada, se pone un platito en el congelador y cuando se quiera averiguar si la mermelada está en su punto, se vierten una o dos gotas de mermelada sobre el platito. Si se corren en el plato, hay que añadirle algún tiempo de cocción. Si se aguantan, esto significa que la mermelada está lista.

Pero nunca hay que olvidar que todas las frutas no “cuajan” de la misma manera, o sea que la mermelada de fresa nunca será naturalmente tan firme que la de plátano por ejemplo.

 

** Pasteurizar mermelada casera

Suelo usar menos azúcar en mis mermeladas que en las recetas clásicas. Para que me duren años a pesar de llevar menos azúcar, siempre las esterilizo. ¿Cómo? Es muy sencillo: en la olla presión, 5 minutos al 2. ¡Y ya está! Así las puedo conservar varios años: algunas que se habían escondido incluso me duraron 3 años (más la verdad es que no lo sé porque ¡¡¡nunca he tenido mermeladas que duren tanto!!!). Podéis ver el paso a paso pinchando aquí.